El titular del Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad (LF) Omar Maturano advirtió que decretarán un paro de mantenerse la suspensión del ramal Roca Cargas.

Esa línea es administrada por la empresa Ferrosur y en su recorrido atraviesa el barrio 21-24 de la Capital Federal, en el barrio de Pompeya.

Allí hace una semana murió arrollada por una formación una adolescente de 15 años.

En la zona se construyeron hace años viviendas junto a las vías y los particulares circulan sobre el trazado, una situación similar a la que el año pasado tuvo lugar en las inmediaciones de la estación Victoria del Ferrocarril Mitre, como publicó BAE Negocios.

El drama

El viernes 20 del corriente la joven cruzaba las vías junto a su hermano de 3 años, al que logró salvar de caer bajo el convoy antes de ser embestida por la locomotora.
Todo sucedió a la altura de la casa número 35 de la manzana 7, y la víctima fue identificada como Luján Sofía Caballero López. El Ministerio de Transporte, en coordinación con la Ciudad de Buenos Aires y la empresa Ferrosur Roca, suspendieron el paso del tren de la concesión privada por ese barrio.

 

Respetar la normativa

“La pelea no es pobres contra pobres sino en rechazo de la ineptitud e ineficacia por el incumplimiento de la Ley 2.873 y por el abandono de gente sin recursos que tiene que criar a sus hijos en medio del peligro”, aseveró el sindicalista.

En cuanto a la ley citada por el ferroviario, allí se establece las prescripciones para la construcción y explotación de los ferrocarriles argentinos.

En su articulado define las condiciones en las que deben mantenerse el trazado de vías, la seguridad de esas zonas, iluminación y otros puntos.

Dicha ley, por ejemplo, prohíbe la circulación de particulares por las vías, como también que a una distancia inferior a los 20 metros del tendido ferroviario se construyan cercos o muros.

Maturano, secretario de Políticas de Empleo de la CGT, dijo que de no definirse la normalización del servicio para el Roca Cargas se decidirá un paro general.

“Si pretenden que un tren no pase más por un ramal tampoco pasará por ningún otro en todo el país“, afirmó el también es adjunto en la CATT.

Problema recurrente

En otras ocasiones Maturano consideró que la ocupación ilegal de predios ferroviarios “es desatendida por las autoridades" y las consecuencias “son trágicas”.

El jefe de LF hizo hincapié en que tanto empresarios como funcionarios “deben leer la legislación ferroviaria, hacerla cumplir y proteger a los sectores de bajos recursos con planes de viviendas accesibles para luchar contra las causas de la pobreza".

“El Estado ausente posibilitó que predios e infraestructuras fiscales se degraden y arriesguen, paralicen o produzcan el colapso de los servicios ferroviarios. El ferrocarril está debilitado porque los municipios y las policías provinciales no tienen jurisdicción a partir de que el terreno ferroviario es fiscal", explicó Maturano.