El presidente Mauricio Macri recibió en la Casa Rosada a la nueva conducción de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), encabezada por monseñor Oscar Ojea, quien le expresó su "preocupación" por la situación de los jubilados, los hechos de violencia registrados ayer frente al Congreso y "la característica de la respuesta de las fuerzas de seguridad".

Según informó la comisión ejecutiva de la CEA, en el encuentro -que se extendió durante casi una hora y había sido pactado hace 20 días- se entabló un "diálogo cordial y sin agenda previa" entre funcionarios y obispos.

En la reunión, la conducción de la CEA presentó sus saludos con "motivo de las próximas fiestas navideñas", y le obsequió a Macri y al jefe de Gabinete, Marcos Peña, ejemplares del "Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia".

La Iglesia también manifestó "la necesidad de que, en esta coyuntura económica, el mayor esfuerzo lo realicen los que más tienen" y reafirmaron la "necesidad de continuar el camino del diálogo".