El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, sostuvo que la pandemia de coronavirus hizo crecer "muchísimo" la emergencia alimentaria que atravesaba el país a comienzos de año y consideró, en ese marco, que al hablar de la deuda externa que mantiene Argentina "hay que tener en cuenta las enormes dificultades" y los índices de pobreza "muy altos" que afronta la nación.

El obispo de San Isidro insistió en la necesidad de "privilegiar la deuda social que tiene nuestro país sobre la deuda externa y hacer esta jerarquía de valores".

"En este momento en que se está hablando de esta situación de la deuda, yo pienso que, así como a principio de este año estábamos en una emergencia alimentaria, esta situación ha crecido muchísimo con la pandemia", advirtió Ojea al ser consultado sobre si considera que la crisis por el coronavirus complicó aún más la capacidad de pago de Argentina frente a sus deudas.

En ese marco, en declaraciones a Télam, el obispo consideró: "Si bien no podemos homologar matemáticamente una pandemia a un Jubileo", se está ante "situaciones que tenemos que considerar cuando se trata de deudas", al hacer referencia al magisterio de la Iglesia sobre las condonaciones que se propician en épocas determinadas de la historia.

"Se tiene que afirmar la voluntad de pago, pero al mismo tiempo entrar en la realidad de las enormes dificultades que tienen los países más pobres, y en Argentina tenemos índices de pobreza muy altos", indicó.