La Justicia Federal porteña decidió este viernes la liberación del empresario Cristóbal López y su socio Fabián de Sousa, detenidos en diciembre en el marco de una causa por una evasión de 8.000 millones de pesos. 

La decisión de liberar a los empresarios, dueños del Grupo Indalo, fue tomada por la Sala 1 de la Cámara Federal porteña: el juez Leopoldo Bruglia se expresó en contra, pero sus pares del tribunal Eduardo Fara y Jorge Ballesteros definieron la excarcelación.  

López está detenido en la cárcel de Ezeiza tras haberse entregado el 19 de diciembre en el edificio Centinela de Gendarmería Nacional;  mientras que su socio, que había sido apresado el mismo día, se encuentra alojado en la cárcel de Marcos Paz.

Ambos empresarios fueron procesados con prisión preventiva por “administración fraudulenta” a raíz del desvío de 8.000 millones de pesos del impuesto a la transferencia de los combustibles recaudados en calidad de agente de retención por la compañía Oil Combustibles.

Los procesamientos con prisión preventiva habían sido dictados por el juez federal Julián Ercolini, que ahora fueron revisados por la sala I de la Cámara Federal porteña, tribunal que ordenó liberar a los empresarios. 

Fuentes judiciales informaron a Télam que el intento de venta del Grupo Indalo podía tener consecuencias en el concurso de acreedores de la firma Oil Combutibles pero no en el juicio que se tramita en los tribunales federales de Comodoro Py. 

Según el procesamiento que les había dictado el juez Ercolini, López y De Sousa se beneficiaron de “modo sistemático y deliberado” de “facilidades de pago vinculadas al pago del impuesto a la transferencia de combustibles líquidos”, que les facilitó Echegaray entre mayo de 2013 y agosto de 2015