La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó este jueves el proyecto impulsado por la administración de Horacio Rodríguez Larreta para la rezonificación urbanística de los predios de Costa Salguero y Punta Carrasco. 

El proyecto para rezonificar los predios de la Costanera Norte fue aprobado por 37 votos a favor de los bloques Vamos Juntos, la UCR-Evolución y el Socialismo; y 23 votos en contra de las bancadas del Frente de Todos, el Frente de Izquierda, GEN y Consenso Federal.

En el caso de los dos convenios urbanos, la votación obtuvo un resultado diferente ya que el espacio de la Coalición Cívica, que integra el bloque Vamos Juntos, se abstuvo, por lo cual fueron 32 sufragios positivos, 23 en contra y cinco abstenciones.

La aprobación de este proyecto de ley habilita la construcción de un barrio de lujo con diez bloques de edificios, que irán de los 18 a los 29 metros de altura en 7,5 hectáreas del sector de Costa Salguero, y concesiones con usos amplios y construcciones de hasta 12 metros y un helipuerto en las 14 hectáreas linderas, donde estuvo Punta Carrasco.

La repercusión del proyecto

Mientras organizaciones sociales y ambientalistas convocaron a un 'tuitazo' en las redes sociales con el hashtag #NoVendanLaCostanera, adentro del recinto los legisladores de la oposición efectuaron duras críticas a la ley que privatiza un área de la costanera.

En relación a la aprobación, Martín Ocampo, de UCR/Evolución, declaró: "Debemos conjugar el interés público con el interés privado". "Se van a generar distintos emprendimientos, un lugar donde la gente pueda ir, donde haya oferta gastronómica", agregó Victoria Roldán Méndez de Vamos Juntos.

Desde la oposición, en cambio, hubo un fuerte rechazo. La iniciativa recibió críticas de organizaciones de arquitectos y de defensa del patrimonio, que aducen el incumplimiento del artículo 8 de la Constitución local, que dice que "los espacios que forman parte del contorno ribereño de la Ciudad son públicos y de libre acceso y circulación".

También de los legisladores de la oposición, entre ellos, Matías Barroetaveña, del Frente de Todos, quien sostuvo que "las necesidades de los porteños y las porteñas no aparecen nunca en la ecuación del Gobierno de Larreta".

"Este proyecto supone la pérdida de un acceso a la costa, repitiendo el viejo paradigma de la ciudad de espaldas al río. En una Ciudad con un profundo déficit habitacional, la prioridad de Vamos Juntos es hacer torres para negocios de alquiler temporario", aseguró.

Por su parte, el legislador del FdT Javier Andrade dijo "estamos hablando de 700.000 metros cuadrados, o sea 70 hectáreas que equivalen a 70 manzanas. Es un hecho inédito, se va construir una pared entre el río y la Ciudad y se va a perder la oportunidad de tener un parque público en la ribera de la Ciudad. Da mucha vergüenza".

"Es claro que Cambiemos es la herramienta electoral de los intereses inmobiliarios y de quienes defienden un gobierno para pocos", resaltó y consideró que "se puso en movimiento nuevamente la inmobiliaria de Rodríguez Larreta".

Alejandrina Barry, del FIT, sostuvo que "se abrió un nuevo kiosco en la Legislatura"; mientras que la diputada de Autodeterminación y Libertad Marta Martínez señaló que "cuando más se nota la falta de espacios verdes, más avanza Larreta a favor de los negocios privados

La diputada Claudia Neira, del FdT, manifestó en sus redes sociales que "la ley que se acaba de votar se vuelve a discutir en una segunda votación y en una audiencia pública". A su vez, sectores de la izquierda se acercaron al parlamento porteño con el lema "lo único verde que busca Horacio Rodríguez Larreta son dólares para especulación inmobiliaria".

Qué se aprobó en la Legislatura

En rigor, el proyecto del Ejecutivo plantea la construcción de un barrio náutico en el predio donde estuvo Costa Salguero y para ello requiere un cambio a la actual zonificación de los terrenos de dominio público de ese lugar, al igual que le sumaron uno lindante donde estuvo Punta Carrasco.

Los terrenos que se incluyeron en el proyecto

Esas dos parcelas forman parte del denominado "Distrito Joven" que se extiende a lo largo de la Costanera Norte y fueron autorizadas, a través de una ley de diciembre del año pasado, a ser vendidas por el Gobierno porteño tras la caída de las concesiones que allí regían.

Además, aquella norma obligaba a llamar a un concurso nacional para definir el proyecto urbano para desplegar en ese espacio el cual ya fue seleccionado. El proyecto prevé la construcción de un conglomerado de diez edificios de hasta diez pisos de altura, con calles internas y un espacio verde.

También fue aprobada durante la sesión la ratificación de la Legislatura a dos convenios urbanísticos firmados por la gestión de Larreta con desarrolladores inmobiliarios para elevar las alturas permitidas y el uso de los suelos de dos polígonos situados en los barrios de Villa Crespo y Palermo que pertenecen a privados.

Como contraprestación, el Estado porteño recibirá -en el primer caso- un millón de dólares por elevar la altura del predio polígono delimitado por las calles Fitz Roy, Vera, Ramírez de Velasco y las vías del ferrocarril San Martín, a 37 metros. Otros 2,5 millones de dólares recibirá para habilitar torres de hasta 96 metros en una parcela situada entre la avenida Dorrego y las calles Clay, Báez, Huergo y el Campo Argentino de Polo.

Según explicaron desde el Gobierno porteño, los fondos recaudados serán destinados a la atención de la pandemia del coronavirus.