La Matanza, histórico bastión del peronismo en la provincia de Buenos Aires, no pudo evitar la derrota de Cristina Fernández en las legislativas, debido al crecimiento del oficialista Cambiemos, de casi 7 puntos en ese municipio, respecto de las primarias abiertas del 13 de agosto.

A pesar de haber caído en el distrito matancero, Cambiemos experimentó en el lapso de poco más de dos meses un crecimiento mayor al del kirchnerismo en igual período, en detrimento del massismo, que perdió casi 4 puntos.

Desde el costado estadístico, Cambiemos cosechó 40.850 votos más que en las primarias abiertas, mientras que Unidad Ciudadana sólo logró sumar 25.941 voluntades más que en las PASO.

En las elecciones generales, en La Matanza, el kirchnerismo sumó el 50,11 por ciento (388.019), y Cambiemos, el 30,01 por ciento (232.397), mientras que el espacio liderado por Sergio Massa, 1País, cosechó 9,56% (74.032).

Los resultados definitivos en las PASO del pasado 13 de agosto fueron también favorables para Unidad Ciudadana, con un 48 por ciento (362.078) por ciento de los votos afirmativos, seguido por Cambiemos con un 24,5% (191.547) y 1País con 13,7% (102.975).

El distrito más populoso de la provincia significó históricamente la garantía de triunfo del peronismo. Sin embargo, con este crecimiento de Cambiemos en La Matanza, el oficialismo pudo consolidar su victoria en la provincia por más de 4 puntos con la diferencia que logró en otros distritos importantes como La Plata, San Martín, Morón, Vicente López, Bahía Blanca, Mar del Plata y San Isidro, donde el Gobierno le sacó una amplia ventaja.

En el proceso jugó un rol estelar el actual ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, que actuó como el articulador territorial en La Matanza. “Quiero agradecer a todos los que hicieron que en esta elección el cambio volviera a crecer en La Matanza. A todos nuestros militantes que, con todo en contra, con una fe arrolladora ganaron las calles y llevaron el mensaje de esperanza que aquí se necesita”, destacó Finocchiaro.