La justicia federal investigará a exfuncionarios del Gobierno de Mauricio Macri, a partir de una denuncia presentada por la Oficina Anticorrupción (OA) por "abuso de autoridad y violación de deberes" en el desempeño de sus cargos, tras el hallazgo este año de 600 mil dosis vencidas de la vacuna triple bacteriana que forma parte del Plan Nacional de Vacunación.

La OA denunció a los exministros de Salud de Cambiemos, Jorge Lemus y Adolfo Rubinstein; y a la exministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, entre otros exfuncionarios. La denuncia quedó a cargo del juez federal Sebastián Casanello, tras el sorteo realizado en la Cámara Federal porteña.

"Desde el dictado de la resolución por la cual se ordenó la adquisición de las vacunas hasta su despacho a plaza transcurrió casi un año, período de inactividad que resultó fatal ya que durante su transcurso expiraron los sensores de temperatura incorporados por el laboratorio productor y que resultan de extrema importancia para efectuar la correspondiente trazabilidad de las condiciones de alojamiento", concluyó la denuncia.

El ente a cargo del exfiscal Félix Crous evaluó como probado que la anterior gestión omitió la distribución y aplicación en todo el territorio nacional de 600 mil dosis de la vacuna "dTap" (vacuna triple bacteriana acelular) y que, por lo tanto, es responsable de "no ejecutar las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere", delito tipificado en el artículo 248 del Código Penal. La adquisición del medicamento implicó para el Estado una erogación de más de 6.5 millones de dólares.