Sergio Berni comenzó a llamar a la atención desde el inicio en la gestión y no sólo aprovechó la pandemia para aparecer cada vez que pudo frente a las cámaras de televisión. La primera polémica con la ministra de la Nación, Sabina Frederic, fue por las pistolas Taser, después los cuestionamientos sobre las políticas de seguridad y el uso de las fuerzas federales en la Provincia.

También se había metido en la polémica por el otorgamiento de prisiones domiciliarias a presos en el marco de los contagios de coronavirus, una medida que había sido avalada por el Gobierno nacional. “Si dependiera de mí, no sale ningún recluso”, había lanzado el ministro.

El Presidente no lo desautoriza a Berni pero sí banca a su ministra. Cuando le consultaron en una entrevista radial sobre el enfrentamiento entre Frederic y Berni, Fernández aclaró que no quiere formar parte de “ninguna polémica” y que comparte el “pensamiento de su funcionaria”.

Desde la Nación hay mucho enojo con el encargado de la seguridad bonaerense. La ministra llamó al gobernador Kicillof apenas lo vio a Berni por televisión. “Esto es un escándalo”, se quejó en la charla por teléfono. Axel le contestó: “Si, si, ahora hablo con él”.

Berni fue el secretario de Seguridad de Cristina Kirchner, con quien tiene una relación cercana y a quien le adjudican la recomendación de ponerlo en el cargo de la Provincia. Un sector del Gobierno asegura que la vicepresidenta no tiene nada que ver con las reacciones intempestivas de Berni. “Cristina no lo mandaría a hacer este desastre”, analizan.

La Provincia de Buenos Aires dio por terminado el conflicto con Berni y el cruce con la Nación. Kicillof y Berni conversarion ayer, aseguraron en el entorno del gobernador. “Para nosotros es un episodio terminado”, dijeron desde La Plata. En el entorno de Frederic consideran que el gobernador “puede salir dañado” con los arranques de tuvo el funcionario.

El ministerio que conduce nuevamente una mujer tiene una larga lista de antecedentes de enfrentamientos con su par bonaerense. Una de las declaraciones que más enojó al edificio de la calle Gelly fue cuando dijo “no tener apoyo” del gobierno nacional en materia de seguridad.

En Nación recuerdan cada encuentro del Consejo de Seguridad Interior con todos los ministros provinciales, en el que Berni sólo estuvo en uno. “Ayer no fue. Ni siquiera mando representante esta vez”, se quejaron desde la cartera.

Tampoco asistió al encuentro que se hizo el viernes pasado en la Rosada con las tres áreas de Nación, Provincia y Nación. Asistieron los tres jefes de gabinete, los tres ministros de Desarrollo Social, los tres de Salud y Transporte y de Seguridad solo Nación y Caba. “La única silla vacía era la de Berni”, recordó uno de los sectores presentes en Balcarce 50.