La Provincia de Buenos Aires está "ultimando detalles" para el lanzamiento de un paquete de medidas en materia crediticia, productiva e impositiva para paliar los efectos económicos de las medidas aplicadas con el fin de contener el avance del coronavirus en Argentina.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, hará el anuncio a partir de las 10:45 en la Casa de Gobierno, en La Plata, acompañado del ministro de Producción, Ciencia y Tecnología, Augusto Costa; de Trabajo, María Ruiz Malec y los titulares de ARBA, Cristian Girard y del Banco Provincia, Juan Cuattromo.

Según fuentes oficiales, el programa de Asistencia a Sectores Afectados por la Pandemia (ASAP), que abarca una asignación presupuestaria para complementar el pago de salarios de comercios y pymes del área metropolitana que no están siendo alcanzados por las políticas nacionales.

La idea es otorgar una asistencia para el pago de salarios y preservar fuentes de trabajo en micro y pequeñas empresas, explicaron a Télam.

El programa, además, contempla una línea de créditos para empresas que no acceden al financiamiento bancario en condiciones convenientes, un fondo que se otorgará a través de los municipios para emprendimientos culturales y turísticos en todo el territorio de la Provincia, y una serie de beneficios impositivos para empresas y contribuyentes en general.

El jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco,  sostuvo que la pandemia tuvo un "impacto económico muy grande por obvias razones" y, en línea con las consideraciones del presidente Alberto Fernández, enfatizó: "No es la cuarentena, sino el coronavirus".

"Tenemos un problema que se llama coronavirus que afecta a las actividades económicas", apuntó y remarcó que "el Ministerio de Producción, el Bapro y la agencia de recaudación" trabajan para el anuncio de "medidas de asistencia".

Al ser consultado respecto de la negociación de la deuda bonaerense, afirmó: "Nuestra negociación esta atada directamente a la nacional porque no podría ser de otra forma".

"Estamos trabajando en absoluta coordinación y esperando una definición", resaltó y enseguida puntualizó: "Seguimos en contacto con acreedores de la provincia".

Casi en los mismos plazos que el Gobierno nacional, la administración bonaerense decidió extender hasta el 31 de julio la negociación con los acreedores con el propósito de reestructurar unos u$s 7.168 millones.