Desde que el radicalismo protesta por la ampliación de Cambiemos, la Casa Rosada abrió la puertas a un dirigentes del partido aliado con el fin de evitar fugas en el Gobierno.

La convención de la UCR sirvió para ratificar que seguirán en la coalición e instó a abrir una mesa de negociación para elegir candidatos dentro de la fórmula presidencial. El jefe de gabinete, Marcos Peña, se puso al frente de la contención de los radicales. Los pésimos resultados electorales y los bajos números en las encuestas, alertaron sobre la posibilidad de que Mauricio Macri no gane las elecciones.

Las discusiones continúan semana tras semana aunque sin una resolución. Fuentes oficialistas aseguran que “después del cierre de las alianzas se resolverá la cuestión de las candidaturas”. Esto tiene que ver con una exigencia de ir a las elecciones con una fórmula de consenso o competir en una interna. Peña avisó públicamente que Macri es el candidato pero no descartó la posibilidad de incorporar aún radical como vice.

El Gobierno diseñó una mesa de acción política en busca de un consenso con sus socios, de la que participan Peña, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, y el secretario del partido, Francisco Quintana. Mañana –miércoles- volverá a reunirse la mesa de la que participan el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, Ernesto Sanz, Emiliano Yacobitti, entre otros.

Hoy el gobernador correntino, Gustavo Valdés, se reunió con Peña en la Rosada marcando un síntoma de distensión.

El triunfo de Gerardo Morales el domingo en Jujuy servirá para demostrar una victoria radical más allá de ser parte de Cambiemos. Incluso el reelecto gobernador mencionó  que “es imposible gobernar sin un amplio consenso” y propuso la incorporación del peronismo. El ala política que encabezan Rogelio Frigerio y Emilio Monzó vienen reclamando desde hace tiempo un espacio más amplio que incluya a otros sectores de la oposición, algo que resiste el peñismo.

Esta semana comenzarán a debatirse los nombres para acompañar a Macri en la fórmula. Las definiciones llegarían recién la semana próxima. La rosca política en Balcarce 50 será intensa, anticipan desde el PRO. La lista de candidatos a vicepresidentes se extiende semana tras semana. Lo único concreto es que Sanz rechazó la invitación. El gobernador de Salta, Juan Manuel de Urtubey, descartó un acuerdo con Macri. El año electoral comenzó con la idea de elegir a un fiel, pero los fracasos en las provincias y la caída de la imagen presidencial, incorporó a los radicales en la toma de decisiones. El 22 de junio es la fecha tope de inscripción de los candidatos que se presentarán en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias que se disputarán el 11 de agosto.