El presidente del interbloque Cambiemos de la Cámara de Diputados, Mario Negri, presentó junto a otros diputados radicales un proyecto de ley para que la Oficina Anticorrupción (OA) puede intervenir de manera temprana y preventiva antes de la designación de funcionarios en el Poder Ejecutivo en la verificación de posibles casos de conflicto de intereses.

La iniciativa, que también fue firmada por los legisladores radicales Karina Banfi, Luis Borsani y Miguel Bazze, propone una modificación a la Ley de Ética Pública (25.188) de manera que los funcionarios designados se vean obligados a someterse a un "chequeo previo", tomando en cuenta la documentación patrimonial, fiscal y laboral presentada por ellos mismos, como las fuentes de información pública disponibles.

"La idea es que quienes resulten designados comparezcan ante la OA, en una suerte de chequeo previo, para ver si no hay contradicciones entre su función anterior y el cargo que van a asumir", explicó Negri. En caso de que detecte alguna inconsistencia en el candidato a ingresar a la función pública, la OA estará habilitada a solicitarle información complementaria y a requerir informes a organismos públicos y privados, añade el proyecto.