La sindicato de la Construcción (UOCRA) es el adelantado para lograr algún bene- fi cio respecto de la reforma laboral inminente. Esa Unión cobija a los trabajadores de una actividad considerada vital por el Gobierno para reactivar la economía y tiene casi abrochado el incremento de su seguro de desempleo por infl ación.

Tal beneficio representa el 12% del salario del trabajador, lo aporta de forma completa y mensual el empleador en una cuenta bancaria, durante el lapso que se desarrolle la relación laboral, además es inembargable. Son horas donde uno de los tópicos decisivos de las modifi caciones que la Casa Rosada decidió activar “sector por sector”, es crear un fondo de desempleo global respecto de otros rubros, si bien la UOCRA considera que su modelo no es replicable.

Según pudo saber BAE Negocios, el titular del sindicato Gerardo Martínez, quien también tiene a su cargo desde hace años la secretaría internacional de la CGT, tuvo una paciente gestión con las máximas autoridades del Banco Central, iniciadas hace meses, que redundarán en un logro importante respecto de fondos preciados para el trabajador de la construcción, sobre todo teniendo en cuenta que esa actividad y la relación laboral con sus empleadores es estacional y cíclica en las diferentes especialidades que hacen a la llamada “industria de otras industrias”.

Respecto del fondo de desempleo global, pensando para atender uno de los reclamos insistentes de los empresarios respecto a “costos laborales”, presión sindical y otras especies, el Gobierno guarda por el momento y quizás hasta el lunes la letra completa de la reforma laboral.

La semana próxima arrancará para Cambiemos a todo vapor en cuanto a decisiones económicas, políticas y sociales ocasión de la cumbre multisectorial que encabezará el jefe de Estado Mauricio Macri en el Centro Cultural Kirchner, con empresarios, sindicatos y gobernadores.

Fuentes sindicales, incluso de sectores internos enfrentados en la vida cotidiana de la CGT difieren en califi car a la reforma como “de fondo” y “light”. A las mieles del intento por el blanqueo de miles de trabajadores, con cifras de crecimiento de puestos de trabajo en virtud justamente de la construcción y el sector de autónomos/monotributistas, el desafío marca una vara alta para el Ejecutivo.

En repaso de visión sindical, ya en 2014 Gerardo Martínez había expresado a este medio que las reglas de juego del ámbito internacional llegarían en algún momento al país. Incluso resaltando que muchos países del mundo carecen del beneficio del seguro de desempleo para el sector que tutela la UOCRA. El jefe gremial y Juan Carlos Schmid capitalizaron el panorama del trabajo internacional incluso respecto de proyectos a mediano y largo plazo de obligatoria ejecución para los sindicatos, el desarrollo de la capacitación y perfeccionamiento de los trabajadores.

Si de comparaciones se trata, hay que considerar que la avanzada brasileña respecto a derechos laborales se extiende al fondo de desempleo, donde la puja incluye por un lado que los trabajadores en algunos sectores “financian” su propio despido y también el gobierno de Temer evalúa liberar la utilización de la previsión de desempleo para que los trabajadores incrementen el deteriorado consumo brasileño.

  • Promesa de Schmid sobre conquistas laborales

El triunviro Juan Carlos Schmid aseveró que la CGT no resignará conquistas de los trabajadores en las negociaciones para reforma laboral. El dirigente expresó también que la economía no despegó como esperaba el Gobierno y ya en terreno político consignó que la exigencia de estos tiempos para el peronismo es mostrar “grandeza” tras el resultado de las elecciones.

“El límite es la ultra-actividad, la ley de Contrato de Trabajo y el convenio colectivo de jerarquía nacional: esto lo vamos a ratifi car las tratativas”, dijo en declaraciones radiales. Schmid, Carlos Acuña y Hé- ctor Daer, junto a otros dirigentes de la CGT se reunieron el martes con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en lo que se considera una previa al encuentro que encabezará el presidente Mauricio Macri el lunes en el Centro Cultural Kirchner.

“A seguro se lo llevaron preso”, ironizó Schmid respecto al futuro de los trabajadores en relación a la reforma. “Estamos dentro de una puja y de una tratativa” con el Gobierno, comentó. “Creería que decir algo con seguridad es apresurado, lo que sí puedo decir es que la CGT no resignará conquistas para los trabajadores”, puntualizó.