La Unión Obrera Metalúrgica tendrá elecciones el 8 de marzo de 2022. La pulseada en el poderoso sindicato industrial alineado con el Gobierno abarca tanto la conducción nacional como a las diferentes seccionales.

La reelección de Antonio Caló aparece fuera de discusión pero otros referentes pondrán a prueba liderazgos en medio de una efervescencia singular para esta edición de las urnas metalúrgicas.

Campeonatos aparte

Como sucede en las elecciones nacionales, el AMBA ofrece esos focos de interés especial. El detalle se aprecia en la zona oeste del conurbano, donde al comando de la seccional Morón, Sergio Souto deberá enfrentar a la Agrupación José Ignacio Rucci, donde incluso milita su actual secretario adjunto, Rubén Andrada.

Para la histórica trilogía del sur bonaerense que agrupa a Quilmes, Berazategui y Florencio Varela, Francisco "Barba" Gutierrez también se propone renovar liderazgo ante rivales que aparecen confiados en coronar para la renovación.

La Matanza, como bastión del peronismo, tiene a Hugo Melo para buscar su reelección ante un armado opositor que creció en los últimos años, el matancero asumió un perfil crítico de la conducción nacional y todos esos ingredientes condimentan la disputa que llegará en marzo.

Cruzando el riachuelo

Mientras tanto, Avellaneda vive circunstancias particulares, tras el fallecimiento de su secretario general Armando Leyes, quién había ocupado esa secretaría general en 2016 cuando el histórico Juan Belén, también referente del secretariado nacional, decidió dar un paso al costado para promover una renovación.

A la fecha, Daniel Daporta, el secretario adjunto, completa su mandato. En tanto que de cara a la compulsa para lograr la adhesión de los afiliados de la UOM habrá dos listas que competirán en Avellaneda por quedarse a cargo de una seccional enclavada en una zona estratégica para la actividad metalúrgica.

Liderazgo

El liderazo de Caló, en la propia expresión del sindicalista, tiene fuertes raíces en la capacidad de articular con todos los sectores. Lazo que fortificó su paso por la CGT que comandó durante la ruptura de Hugo Moyano con el gobierno de Cristina Kirchner, durante el último mandato de la actual vicepresidenta. Caló solía comentar en los congresos de la UOM en Mar del Plata, que incluso tenía buen diálogo con los delegados de base con perfil de izquierda.

"Suelo comentarles que conducir es una responsabilidad donde uno abarca y responde por cada compañero y compañera. Incluso con una pequeña broma, les ofrezco mi sillón y les pregunto cómo ven la situación desde ahí. He tenido respuestas interesantes de los compañeros más jóvenes", comentó alguna vez a BAE Negocios.