El gremio que nuclea al transporte automotor, la UTA, desconoció las medidas de fuerza que realiza un sector de la actividad y remarcó que "no ha decidido ni convalida ningún paro de actividades para el próximo 3 de junio".

En un comunicado en el que se expresa en términos muy críticos, advierte que la agrupación "Juan Manuel Palacios" que llamó a tomar la medida "no está estatutariamente autorizada a tomar decisiones de tamaña trascendencia" y acusó a "especulación política y oscuros intereses" la motivación de la directiva.

"Lo que se propone esta apartado de las normas, es impropio, y de ninguna manera convalidado por este Consejo Directivo Nacional, que a través de este comunicado desautoriza y manifiesta la ilegalidad de esta pretendida medida de fuerza", señaló a UTA con la firma de su secretario general, Roberto Fernández.

En ese punto, agregó que "llama la atención que, por razones de especulación política y en defensa de oscuros intereses, se lancen a este tipo de maniobras en medio del drama de la pandemia que estamos atravesando", por parte de la fracción que encabeza Miguel Bustindy. 

"La UTA comprende la gravedad de la emergencia cumpliendo con las directrices de lo que el Gobierno ha dispuesto. Transportamos a los trabajadores de las actividades esenciales y corremos los riesgos que este accionar implica, apelando a la unidad y a la paz y la esperanza, y ellos en cambio eligen dividir y privilegiar sus mezquinas aspiraciones", indicó.

"Queresmos informar y alertar que detrás de esta maniobra hay un empresario, un tal M. Faija, que tiene una comprensión limitada y una mirada y un proyecto menor para nuestra actividad, y quien, persiguiendo con egoísmo su propio interés, fogonea el enfrentamiento", remarcó el gremio.