El aislamiento social obligatorio y la distancia física en emergencia sanitaria no frena algunos encontronazos políticos donde también asoman dirigentes sociales por estas horas. En ese plano la gestión de Daniel Arroyo tuvo severas críticas desde la expresión de Hilda “Chiche” González de Duhalde respecto a "la falta de agallas" del funcionario para hacer frente a las organizaciones piqueteras.

Dichos que la esposa del ex presidente reiteró durante la jornada, al tiempo que exaltó su condición de “peronista” a la hora de semblantear diferencias con un "gobierno de coalición" como definen desde un sector del justicialismo a la Casa Rosada.

Para el núcleo de movimientos sociales que mejor diálogo tiene con el Gobierno fue el tiempo de respuestas y uno de sus referentes, Gildo Onorato de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) fijó postura en redes sociales y también en diálogo con este diario.

“Se lo expresé a la esposa del ex presidente Eduardo Duhale, haber estado en el Puente Pueyrredón (en ocasión de los hechos que llevaron a la muerte a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán) no me llena de rencor, por el contrario, me hace valorar el diálogo y el encuentro”, señaló.

De allí que enrolado en la prédica del Papa Francisco respecto a pobreza, necesidad de convivencia pacífica, paz y un nuevo orden social para el día después del Coronavirus, Onorato consideró que “tenemos que dejar los mejores esfuerzos para que está nueva crisis no vuelva a llevarse la vida de nuestros hermanos y hermanas”.

Sin perjuicio del cruce, tanto Onorato como otros dirigentes del denominado Triunvirato San Cayetano sostuvieron que Chiche cuenta con la experiencia de manzaneras para capitalizar, hecho que incluso determinó la convocatoria del gobierno bonaerense a ella para regenerar esa experiencia, a propuesta del ministro Andrés “Cuervo” Larroque. “Esta es otra Argentina y necesitamos el esfuerzo y la solidaridad de cada persona de bien. Nuestra obra, que todos deberían conocer incluso Chiche Duhalde permite salvar vidas y no es un mérito de referentes es una tarea grupal que desarrollamos junto al obispo Lugones titular de Pastoral, al obispo Ojea, titular de la CEA y el obispo Fernández, de La Plata, entre otros, trabajamos diariamente para reconstruir una Argentina armónica y superar divisiones y odios para fortalecer la unidad ante el Covid-19. Cuando presentamos nuestra propuesta para la construcción de un millón de viviendas y otorgando puestos de trabajo digno a miles de compañeros lo hicimos pensando en dejar atrás la etapa del país de los subsidios y recuperar el paradigma del trabajo", señalaron.