En números de la economía esperados como oxígeno por el Gobierno Nacional, la tasa de desempleo descendió al 7,2% en el cuarto trimestre del 2017. Es el registro más bajo desde que comenzó esta estadística en 2003 subrayaron desde el Indec y el ministerio de Hacienda. Se incrementó, según los guarismos oficiales en 433.000 las personas empleadas en el cierre del año pasado. La desocupación retrocedió 0,4 % con relación a igual trimestre de 2016, registro del 7,6%. El mayor desempleo se aprecia en los 24 partidos del GBA, 9,2% (511.000 personas) y en Mar del Plata con 9,3% (28.000 personas). En la proyección sobre los datos se considera que 1.400.000 personas buscaron trabajo pero no encontraron, entre octubre y diciembre del 2017. En tanto, con el 10,2%, el subempleo -gente que trabaja pocas horas y está dispuesta a trabajar más- se mantuvo casi estable de población activa. El Conurbano tiene una subocupación de 11,6%, equivalente a unas 650.000 personas. El análisis de la estadística mantiene diferencias respecto de la interpretación de los números, desde estándares como calidad de labor, monotributismo y respecto de la incidencia que traza la mayor o menor búsqueda de trabajo.

A consideración del economista Martin Kalos, es ponderable la tasa de actividad, "la cual define qué porcentaje de la población es activa, léase trabaja o busca empleo. Si hubiera caído la cantidad de gente que va en búsqueda de trabajo esa tasa hubiera bajado y ese registro subió".

Las changas y la precariedad laboral explican el leve descenso para el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas elaborado por los ex legisladores Claudio Lozano y Tomás Raffo. Para el analista Daniel Schteingart se corresponde con un despegue de la economía en la segunda mitad de 2017. A la espera de los datos que se conocerán en algunos días el especialista le dijo a BAE Negocios que allí se podrá establecer "cuánto del empleo nuevo que se generó es cuentapropismo y en negro, ya que se apreciaba tendencia. Cuánto es empleo de calidad y cuánto precario".

Por su parte el coordinador del Observatorio de Derecho Social de la CTAA, Luis Campos, alertó que conviene tomar en cuenta el proceso de reconstrucción del sistema estadístico que incluyen las mediciones del Indec, "las cuales en algunos casos van mostrando variaciones que son demasiado significativas". El dato más significativo en términos agregados del informe se ubica según Campos en el crecimiento de la tasa de empleo, que pasa del 41,9% al 43%, "un crecimiento importante en materia de la proporción de personas ocupadas sobre el conjunto de la población". Para el analista de la CTAA también es prioridad establecer la calidad del empleo en la profundidad de reflexión.

Para Lozano, en el año en el que el Gobierno logra definir una recuperación de la actividad económica, "los 666.500 nuevos puestos de trabajo generados, solo permitieron bajar el desempleo en apenas 14.800 personas" y acotó que a su criterio "la razón es simple: el resto de los puestos de trabajo absorbieron la población inactiva que había dejado de buscar empleo en el marco de la recesión del 2016 y que volvió a hacerlo en el segundo semestre del 2017".

Respecto de números y evaluación fehaciente Campos consideró que por un lado en el interior la desocupación fue del 5,7%, "un registro bastante bajo, lo cual da cuenta de una situación relativamente distinta entre el GBA y el resto de los aglomerados urbanos".