n En medio del paro, la CGT manifestó su repudio a "la violencia de un grupo de provocadores" en la manifestación que se realizó frente al Congreso en rechazo a la reforma previsional y que derivó en una violenta batalla campal.

"La CGT siente la obligación de repudiar enérgicamente que, por intermedio de la violencia de un grupo de provocadores, se pretenda desvirtuar una manifestación", remarcó la central obrera en un comunicado emitido por la tarde, luego de que a la mañana activara su segunda huelga contra el gobierno macrista.

Al respecto, la entidad de la calle Azopardo lamentó que "la violencia de los grupos radicalizados impiden que los trabajadores organizados, jubilados y ciudadanos, descontentos con el proyecto de ley en tratamiento, pudieran expresar libre y pacíficamente su oposición".

En el texto firmado por los miembros del triunvirato, Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, la CGT aclaró que "no participa ni comparte la violencia como forma de protesta y deslinda toda responsabilidad con los hechos de público conocimiento".

Algunos sindicatos de la CGT asistieron a la movilización al Congreso, especialmente los que integran el moyanismo y seccionales de gremios no alineadas con la conducción nacional de la central obrera.