En el camino de reestructurar a las Fuerzas Armadas, desde el ministerio de Defensa crearán una Fuerza de Despliegue Rápido, integrada por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, con el objetivo de brindar "apoyo logístico" para "la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo". También evalúan vender terrenos que están bajo control de las tres armas para reequipamiento y apuestan a que en marzo próximo se aprueben en el Congreso los pliegos de los nuevos jefes de la cúpula militar.

Planean solventar el equipamiento con la venta de terrenos de las fuerzas armadas

La idea de poner en marcha una profunda reforma de las Fuerzas Armadas está hace tiempo en la cabeza del presidente Mauricio Macri, sin embargo la desaparición del submarino ARA San Juan el 15 de noviembre pasado dejó en suspenso esa medida. Ayer, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, dio un primer paso para hacer realidad el anhelo del mandatario al anunciar la conformación de una nueva fuerza de elite que ayude a enfrentar las "nuevas hipótesis de amenazas que tiene el país" vinculadas al "tema del cuidado de las fronteras, del medio ambiente, del Atlántico Sur y de la cyberdefensa".

"No significa que (las Fuerzas Armadas) van a intervenir en la seguridad porque está prohibido por la ley", aclaró Aguad durante una entrevista en radio Mitre y radio Con Vos. No obstante, sostuvo que "el Ejército tiene en condiciones operativas 40 mil hombres que pueden prestar una gran colaboración en materia de seguridad interna pero en el tema logístico".

Fuentes de la Casa Rosada aseguraron a BAE Negocios que el "apoyo logístico" es sólo para la lucha contra el "narcotráfico y el terrorismo internacional" y descartaron que la Fuerza de Despliegue Rápido tenga como objetivo participar en conflictos de otra índole, como por ejemplo con la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM).

Esperan que en marzo el Congreso apruebe los pliegos de los nuevos jefes de la cúpula militar

"El modelo de Brasil y México fue un fracaso, no queremos ir hacia eso", apuntó un funcionario del Ejecutivo nacional, en alusión a la intervención de miembros de las Fuerzas Armadas en el combate del narcotráfico en las favelas brasileñas y en distintos estados mexicanos.

En la Argentina, la Ley de Seguridad Interior limita la intromisión de las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad interna; con la salvedad de determinados "casos excepcionales" descriptos en la norma 24.059.

Para equipar a la nueva fuerza desde el ministerio de Defensa adquirieron 20 helicópteros Augusta Westland AB206, encargaron a Estados Unidos 4 helicópteros Bell 412 EP, y analizan la compra de cuatro buques de patrullaje.

El gobierno de Macri evalúa financiar parte del reequipamiento de las Fuerzas Armadas con la venta de inmuebles y terrenos que en la actualidad están en manos del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, como por ejemplo predios del ex regimiento de la Tablada.

Otra de las medidas que apura el presidente es el recambio de los jefes de las tres fuerzas. En marzo o abril a más tardar enviaría los pliegos al Congreso con los nuevos nombres de quienes reemplazarán a las actuales autoridades.


 

Agustín Rossi: Está en los límites que marca la ley
 

El ex ministro de Defensa Agustín Rossi evaluó que el anuncio de Aguad “está en los límites de lo que fija la ley” y consideró que el Gobierno avanza hacia “un Estado gendarme, con un aumento del poder represivo que va a traer como consecuencia una mayor violencia institucional”.

“La ley prevé el apoyo logístico y eso ya existe hoy. Por ejemplo, poder utilizar los aviones del Ejército o camiones para llevar suministros a un puesto sanitario. Pero en ningún caso significa una fuerza de despliegue rápido armada. ¿Para qué querés una fuerza así si no es para actuar en seguridad interior?”, cuestionó el jefe de la bancada del FpV en Diputados.