La desocupación abierta subió a 9,7% en el tercer trimestre, desde el 9% de similar lapso de 2018, y ya 41,4% de argentinos tienen problemas de empleo, según el resumen de los principales indicadores del informe del Indec, sobre un total 30 aglomerados urbanos, ya que por inconsistencias en los datos tuvo que excluir a la provincia de Chaco de la medición.

Los resultados del tercer trimestre de 2019 muestran que la tasa de actividad es del 47,2%, la tasa de empleo es del 42,6% y la tasa de desocupació es del 9,7%, enumeró el Indec.

En términos interanuales, la tasa de actividad se incrementa levemente y la tasa de empleo se mantiene estable, mientras que la desocupación experimenta un ligero incremento.

En la comparación intertrimestral la actividad muestra una leve caída, el empleo se mantiene sin variaciones y la desocupación muestra un ligero descenso, agregó el instituto.

El indec informó además que 18,6% de los argentinos son desocupados demandantes de empleo y que 12,8% son subocupados también demandantes.

En áreas urbanas, según el Indec, alrededor de tres millones de personas tienen problemas de trabajo en la Argentina. Si se proyecta al total del país, la problemática afecta a 7,5 millones de personas: 2,1 millones de desocupados, 1,3 millones de subocupados demandantes y 4,1 millones de ocupados demandantes (tienen trabajo estable pero no les alcanza su salario).

En lo que respecta a los datos difundidos hoy por el organismo oficial, un total de 1.287.000 personas están desocupadas mientras que otras 1.688.000 tienen problemas de empleo, al estar subocupadas, dentro de la población económicamente activa.

En los partidos del conurbano bonaerense se alcanzó el mayor índice de desempleo, con un registro del 12,1%, mientras que el indicador más bajo fue el de Viedma-Carmen de Patagones con un 2,5%.