n Aunque los gremialistas coincidieron en que "lo más grave del decreto es la cuestión salarial", uno de los puntos más fuertes de la medida es que se pasa del actual esquema proporcional de representación gremial, vinculado con la cantidad de afiliados, a la de un representante por cada uno de los cinco gremios (Ctera, Sadop, UDA, CEA y AMET). En los hechos, esto le resta representación a Ctera, que concentra al 70% de los afiliados a nivel nacional. Para UDA, el nuevo sistema "deja de lado una decisión política" de darle más peso a Ctera. Sin embargo, opinó que este cambio "no tiene sentido" si los gremios no se pueden sentar a discutir salarios. García, de AMET, en cambio, consideró que con esta decisión lo que el Gobierno busca "dividir" a los gremios, ya que "en otros años -aunque Ctera tenía cinco de los nueves lugares en la discusión paritaria- acordábamos entre todos las decisiones que se tomaban en la mesa" de negociación.