La diputada por el Frente de Todos Carolina  salió Moisés a cruzar a lo legisladores de Juntos por el Cambio que ocuparon gran parte de la sesión para cuestionar al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán , y les enrostró que miden con distinta vara lo que sucede en Jujuy , gobernada por el radical Gerardo Morales.

Moisés sostuvo que " lo que no existe en Formosa, sí existe en Jujuy: violación sistemática de los derechos humanos y de la Constitución" y enumeró la pertenencia partidaria a la UCR de varias autoridades del Poder Judicial.

También, acusó a los legisladores de Juntos por el Cambio de "hipócritas" por no denunciar "las violaciones al Estado de Derecho" en Jujuy, provincia a la que ella representa por el Frente de Todos.

"Hoy se usa a Formosa porque algunos diputados decidieron salir de su zona de confort y descubrir el interior real del país . Los invito a visitar Jujuy, por favor ¿Por qué no se expresa de la misma forma con Gerardo Morales? dejamos la hipocresía de lado y medimos todo con la misma vara? ", preguntó la diputada.

Moisés planteó una cuestión de privilegio contra el gobernador Morales, y denunció que hubo "encierro de bolivianos y trabajadores golondrina, desaprición de cadáveres con nombres cambiados y casas marcadas" y remarcó que hubo vacunados de preferencia, entre ellos el sobrino del mandatario provincial.

La legisladora pidió "terminar el circo" y abocar los esfuerzos y el tiempo a tratar la reforma al Impuesto a las ganancias que implicará un alivio tributario a más de un millón de personas.

Debate impuesto a las ganancias 

La Cámara de Diputados inicia el tratamiento de  especial, el proyecto de reforma al Impuesto a las Ganancias, que beneficiará a más de un millón de trabajadores, ya que quedarán exentos del pago de ese tributo quienes cobren hasta 150.000 pesos brutos por mes. 

El proyecto aumenta la deducción especial a partir del cual se calcula el impuesto a las Ganancias, con el fin de que no paguen ese gravamen los trabajadores que cobren hasta 150.000 pesos brutos.

Esta medida beneficiará a 1.267.000 personas, entre trabajadores y jubilados, con lo cual quedarán exentos el 93% de los asalariados.

Se trata de  la primera sesión ordinaria del año , con el dato inusual que se ejecutará un sábado, una situación que no sucedía desde el 5 de enero de 2002, cuando se aprobó la derogación parcial de la Ley de Convertibilidad que establecía la paridad entre el dólar y el peso.