Opiniones políticas, porno, amores antiguos, deseos futuros, fotos informales, audios desprejuiciados o privados, pasiones deportivas, adicciones, criticas o adhesiones, oraciones o simples imágenes compartidas por las redes, o enviadas por privado a un contacto que tiene otros contactos privados. Todo nos expone al linchamiento digital. Cadena de contagio. Ratio. De esto dije que no voy a hablar.

Meses de encierro, conectividad al palo. Cada contacto, cada visto que te expone aunque no hayas visto nada. Palabras que cambian o se vacían de sentido. Privado, visto, comunidad virtual, compartir. Un fallecimiento, el dolor de la ruptura, de la pérdida, del despido o del robo publicado en un muro al que se adhieren miles de "me gusta". ¿Qué es lo que les gusta?.

Cuando Umberto Eco criticaba el hiperrealismo en el arte norteamericano en las composiciones tridimensionales de los "museos" y atractivos turísticas de Los Ángeles, destacaba la increíble presentación de La Gioconda sentada de cuerpo entero en el estudio de Leonardo y de la Venus de Milo apoyada con sus brazos en una columna jónica. ¿Soportaría el incomparable Umberto otro nombre para su rosa? ¿O los millones de visitas que tendría su perfil mostrando una Venus de Milo lavándose las manos o una Gioconda con un barbijo?

Suposiciones contrafácticas. Similares a las que pregonan que el fin de la pandemia cambiará por completo el sistema económico mundial. "Las predicciones sobre la curva de contagios se ajustan a los resultados de las medidas que se toman en base a esas predicciones. Hablo del ébola o del dengue, obvio. La economía y los mercados es el caos nivel dos que usa de ejemplo el autor citado. Es más, utiliza el petróleo como síntesis de su posición. "Si el precio actual del petróleo es de 90 dólares el barril, y el programa informático infalible predice que mañana será de 100 dólares, los especuladores se apresurarán a comprar petróleo para beneficiarse del aumento pronosticado. Como resultado, el precio se disparará hasta los 100 dólares hoy y no mañana. ¿Y qué ocurrirá mañana? Nadie lo sabe."

La caída de los commodities operó exactamente así , pero hacia la baja inusitada de sus valores. La de los mercados también.

Es tiempo de utilizar alguna experiencia del sistema de caos nivel uno por excelencia. Siempre que llovió, paró.

Más notas de

Alberto Biglieri

Síndrome de Estocolmo

Síndrome de Estocolmo

Consumidores en la Reforma Judicial

Consumidores en la Reforma Judicial

Acerca del DNU sobre internet, TV por cable y telefonía

Acerca del DNU sobre internet, TV por cable y telefonía

Fútbol y fulbito: acerca del uso del lenguaje inclusivo en el Banco Central

Asia Kate Dillon y las cuestiones de género en Billions

Vicentin, la reforma judicial y el error de unificar los fueros civil, comercial y contencioso administrativo federal

Vicentín desocupado y algo de la reforma judicial

Ensayo sobre la sordera

Ensayo sobre la sordera

Europeos frugales y pantagruélicos

Europeos frugales y pantagruélicos

Mercosur activo

Mercosur activo

Índice Mujer: una oportunidad postpandemia

Índice Mujer: una oportunidad postpandemia

By pass

By pass