El gobernador de Entre Ríos Gustavo Bordet sumó ayer su cuota de pimienta a la interna del peronismo al advertir que en la política argentina se debe abrir "un nuevo ciclo", al tiempo que alentó "una expectativa superadora" dentro del partido, alejada del kirchnerismo.

En tanto que el jefe del bloque del FpV- PJ Agustín Rossi, reclamó "un frente opositor lo más amplio posible" que incluya al mandatario salteño, Juan Manuel Urtubey y al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, para competir con ellos en una primaria abierta de cara a 2019.

"Entendemos que hay un ciclo nuevo que debe abrirse en la Argentina, en ese sentido, el peronismo tiene que generar una expectativa que sea superadora, que nos posicione de manera favorable por sobre lo que está ocurriendo", sostuvo el mandatario entrerriano, quien luego, y en obvia alusión al gobierno de Cristina Kirchner, dijo que no se "deben volver a aplicar políticas que han demostrado que no han sido las correcta y que nos han llevado a tener déficit fiscal y comercial en negativo".

Bordet consideró a la actual situación económica como "muy compleja" y dijo que la misma les preocupa a todos los gobernadores debido al impacto que generan en sus distritos las variables macroeconómicas.

"El panorama que tenemos en proyección para fin de año nos crea mucha preocupación" en la medida en que las provincias que tienden al equilibrio fiscal no puedan "sostener el impulso"; señaló el mandatario provincial, quien agregó que las variaciones económicas "nos ponen en alerta" y "nos obligan a tomar las correcciones necesarias".

Por su parte, Rossi dijo imaginarse un espacio opositor "lo más amplio posible, con un frente constituido por el PJ, los distintos partidos de Unidad Ciudadana y otras fuerzas políticas".

Respecto a si ese frente debería contar con la participación de Urtubey y Massa, dijo que "esa sería la mejor alternativa para la oposición, que los distintos sectores puedan ir a una PASO, utilizar virtuosamente ese instrumento" a los fines de que las "diferencias" se diriman en esa instancia, para luego dar paso "a una propuesta unificada".

Destacó además que el frente debería tener "un programa mínimo con 10 o 15 puntos de consenso" que todos los candidatos que participen de esa PASO "estén dispuestos a respetar", porque de lo contrario "será un cocoliche", y volvió a recordar que si Cristina decide participar es 2019, él no será candidato.