El presidente francés, Emmanuel Macron, acaba de anunciar que pedirá que se legisle contra las “fake news”. El proyecto de ley que pretende busca controlar y castigar la propagación en la red de noticias falsas “durante las campañas electorales por parte de entidades extranjeras”. En la segunda parte del enunciado parece estar la clave. Macron mencionó la existencia de “propaganda articulada con miles de cuentas en las redes sociales que en un instante expanden bulos inventados para ensuciar a un responsable político, a una personalidad, a una figura pública”. Aunque no los mencionó particularmente, la embestida pareció aludir a los medios rusos que en la pasada elección difundieron que Macron poseía una cuenta no declarada en Bahamas y cuando comienza a emitir en Francia el canal Russia Today (RT). Hillary Clinton no pudo llegar a tanto y sólo se contentó con atribuir su derrota a un “ciberataque ruso”.