La inversión nacional en obras públicas registró una caída del 61% durante el gobierno de Mauricio Macri mientras que los recursos destinados a infraestructura pasaron de representar el 2,7% del Producto Bruto Interno ( PBI) en 2015 al 1,3% en 2019, lo que representó una pérdida de 1,4 puntos porcentuales.

Así lo destacó a Télam la directora nacional de Transparencia del Ministerio de Obras Públicas, Roxana Mazzola, quien subrayó que "de manera simultánea, se produjo un endeudamiento constante que llegó a niveles insostenibles en 2019".

"De acuerdo con datos de Infralatam, en 2018 la inversión en obra pública de la Argentina estaba por debajo de la media regional con relación al monto y la calidad de la inversión en infraestructura", puntualizó. Infralatam es una plataforma con datos de inversión pública en América Latina, desarrollada por el Banco Interamericano de Desarrollo ( BID), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Mazzola destacó que "a la histórica restricción en inversiones en infraestructura y desarrollo de complejos productivos, se le sumaron en los últimos años políticas económicas erráticas, lo que ya marcaba un piso de deterioro bajo que la pandemia agudizó".

Qué decía Macri sobre la obra pública durante su mandato

"Este pavimento no es relato, es real. Esto que estoy tocando acá es real. Y está bien hecho y va a durar muchísimos años", afirmaba Macri durante la inauguración del Paseo del Bajo, agachado, mientras apoyaba una mano sobre el asfalto nuevo.

El ex presidente afirmaba en ese entonces: "Esto que hemos hecho es cambiar. Dijimos basta a la mentira, basta a la trampa, basta a la corrupción. ¿A dónde fue a parar el dinero de los argentinos durante tantas décadas?".

Macri en la inauguración del Paseo del Bajo

El Paseo del Bajo, obra insignia de la gestión macrista y la más cara de la historia de la Ciudad de Buenos Aires, se destacó también por un escándalo familiar: el tramo más importante de la obra fue adjudicado a Iecsa, la constructora que en ese momento pertenecía a Ángelo Calcaterra, primo de Macri.

Por esto se inició una investigación en la Justicia por la cual se imputó al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ex ministro de Transporte Guillermo Dietrich, imputados por administración fraudulenta, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público por la adjudicación a Calcaterra.

Sin embargo, ambos fueron sobreseídos el pasado 21 de mayo por “la inexistencia de una maniobra tendiente a favorecer a una de las contratistas, causándole un perjuicio patrimonial al erario público”, en referencia a Iecsa.

La licitación del corredor vial se realizó en 2016 con un costo original de $1095 millones por kilómetro, lo que la convirtió en la más cara de la historia porteña, pero con las redeterminaciones de precios y los valores en dólares, se calcula un costo final tres veces mayor. Al menos 4000 millones de pesos del total de la obra fueron ganados en 2016 por el primo del ex presidente.

Lo que dejó la gestión de obra pública de Macri

A criterio de Mazzola, "es al menos complejo pensar en activar una economía si se baja la inversión, con efectos en una de las principales palancas multiplicadoras como es el sector de la obra pública, como pasó hasta 2019".

De todos modos, remarcó que "con el cambio de signo de la administración nacional, cambiaron nuevamente las prioridades", y subrayó que "eso se refleja principalmente en el actual presupuesto, donde se ve duplicada la última asignación en términos porcentuales hasta el 2,3%".

"La obra pública es central para contribuir en la política económica. Es una de las palancas dinamizadoras, capaces de reactivar una economía con bajo nivel de actividad. En contextos como los actuales se requiere, además, establecer prioridades y hacer estimaciones para direccionar los esfuerzos allí donde son más necesarios y urgentes, a fin de que el impacto positivo sea mayor", sostuvo la funcionaria.

Además, remarcó que "el Ministerio de Obras Públicas sigue de cerca la evolución de los precios de los principales insumos y materiales", porque subrayó que "se registraron importantes subas en el último tiempo y se evalúan distintas estrategias de intervención, para evitar que ese recalentamiento interfiera con el ritmo de recuperación".

"También se trabaja en el mapeo de zonas críticas, entrecruzando variables tales como contagios de coronavirus, desempleo y déficit habitacional, para orientar allí las inversiones", indicó Mazzola.