La fiscalía que investiga por supuesto enriquecimiento ilícito al ex vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, lo intimará a aclarar el origen de montos de dinero incorporados a su patrimonio entre 2002 y 2012, en base a una pericia patrimonial recibida la semana pasada y que advirtió sobre esas y otras “inconsistencias”. Además, la fiscalía a cargo de Jorge Di Lello analiza a pedido del juez del caso, Ariel Lijo, los resultados de toda la pericia, mientras que desde ayer y hasta mañana declararán como testigos los peritos de la Corte Suprema de Justicia que la firmaron, explicaron fuentes judiciales.

En el peritaje hecho sobre el patrimonio de una decena de imputados, se detectaron “inconsistencias” en bienes de personas físicas y jurídicas investigadas, y por ello la fiscalía cursará distintas intimaciones para que se expliquen, agregaron las fuentes. La primera que firmará Di Lello en los próximos días será dirigida al ex vicepresidente, y tiene como objeto que explique el origen de montos de dinero incorporados a su patrimonio anualmente, entre 2002 y 2012, que para los peritos no estarían justificados.

Sobre este punto declaró ayer en el juzgado de Lijo una perito que se abocó a esta parte en particular del estudio patrimonial. Di Lello enviará la intimación al juzgado de Lijo, quien dará vista a la defensa de Boudou. La pericia arrojó “inconsistencias” en los casos de otros imputados en la causa por enriquecimiento ilícito, como el socio de Boudou, José María Nuñez Carmona; sus ex novias Agustina Kampfer y Agustina Seguin, los padres y hermanos del ex vicepresidente, y también del supuesto titular del fondo de inversión “The Old Fund”, Alejandro Vandenbroele, entre otros. Una vez que concluya la etapa de intimaciones para aclarar el origen de las “inconsistencias” detectadas, se resolverá si se cita a declaración indagatoria a los imputados por aquellas que, se entienda, no fueron justificadas.