Los diputados de Juntos por el Cambio presentaron un proyecto de declaración en el que remarcan la necesidad de "flexibilizar las condiciones de confinamiento impuestas sobre los niños, niñas y adolescentes en todo el territorio nacional", en medio de la cuarentena obligatoria establecida por la pandemia de coronavirus.

El proyecto plantea la posibilidad de permitir a los niños y niñas "disfrutar de su derecho al descanso, esparcimiento, recreación y actividades artísticas y culturales lo cual debe incluir actividades al aire libre supervisadas por un adulto al menos una vez al día bajo la observancia de protocolos de higiene y distanciamiento social".

El texto tiene como autor al diputado radical Facundo Suárez Lastra, y entre sus coautores figuran legisladores como Mario Negri, Estela Mercedes Regidor, Albor Cantard y Karina Banfi. En él, piden "evaluar la posibilidad de implementar esquemas de flexibilización de un sector de la población injustamente invisibilizado", en referencia a los niños, niñas y adolescentes.

Este pedido se basa en las advertencias que hizo el Comité de los Derechos del Niño acerca de los "graves efectos físicos, emocionales y psicológicos que la pandemia puede tener sobre los niños y niñas, especialmente aquellos en situación de vulnerabilidad", a partir de las cuales formularon "una serie de sugerencias específicas para atender a este sector poblacional" que, según consideraron los legisladores opositores, en Argentina ha sido "hasta el momento ignorado por las sucesivas flexibilizaciones de la cuarentena dispuestas por el Poder Ejecutivo Nacional".

Entre las sugerencias del Comité de los Derechos del Niño se menciona que las medidas de aislamiento "deben ser sometidas a un nuevo análisis de proporcionalidad considerando el impacto en la salud, social, educacional, económico y recreacional de los niños y niñas".

"No podemos desconocer la importancia de la actividad física de los niños y niñas en un
país como la Argentina que ocupa el segundo puesto de la región en lo que respecta a
obesidad en niños menores de 5 años con cifras cercanas al 10% estimándose que 1 de cada 3 niños en edad escolar padecen sobrepeso u obesidad", detalla el proyecto de Juntos por el Cambio.

Al respecto, alerta que "el sedentarismo es uno de los principales factores conducentes al exceso de peso y el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles, como diabetes o enfermedades cardiovasculares, con un alto índice de mortalidad tanto en condiciones normales como especialmente frente al COVID-19".

Además, pidieron que los menores de edad sean "oídos y tenidos en cuenta" a la hora de tomar las medidas referidas a la pandemia "ya que deben comprender lo que ocurre y sentir que detentan un rol activo en la respuesta brindada a la emergencia".

Los diputados destacaron que "tanto en Suecia como en Dinamarca se restableció la actividad en los niveles básicos de educación. También en países como Polonia, Bosnia, Francia o Italia los menores pueden salir si van acompañados e incluso España ha anunciado una flexibilización en este sentido". Cabe aclarar que en Suecia nunca se impusieron medidas de aislamiento obligatorio a la población por el coronavirus, y los contagios se dispararon hasta llegar a ser el país más complicado en la península escandinava.

Este tema generó una fuerte polémica en España en los últimos días: el gobierno había anunciado un "desconfinamiento infantil" a partir del 27 de abril luego de intensos reclamos de dejar salir a los niños, por lo cual se les permitió a los menores de 14 años acompañar a sus padres únicamente al supermercado o la farmacia. Ante esto, se realizó un cacerolazo en todo el país y las autoridades cedieron a dejar que salgan a dar paseos en compañía de un adulto.