La cuestión de fondo por la cual la CGT se reunió con el presidente Alberto Fernández en la residencia de Olivos tiene ejes centrales y con datos de la Organización Internacional del Trabajo ( OIT) respecto al Covid-19. Si el PBI cae 3,8% como se prevé van a perderse 340.000 empleos, consideró ese organismo mundial en su mensura para la Argentina.  Sin necesidad de googlear ese número duplica el trabajo registrado que arrasó la corrosión en la era Cambiemos de 2015 a 2019. De allí la urgencia para tender la mesa tripartita del martes con el Gobierno y empresarios que anticipó BAE Negocios y se definió en la quinta de Zona Norte.

De allí la conclusión para ir recuperando “en forma paulatina” la actividad en algunos rubros productivos y de servicios con referencia también al 13 del corriente. “Y conste que hemos remarcado que en esta emergencia se van a perder empleos pero también empleadores”, enfatizó una fuente de Azopardo a BAE Negocios. Con la misma firmeza el informante calificó como “inadmisible” que desde el sector empresarios se “fogoneen” normas para suspender los aportes patronales a sindicatos por 180 días. Ilustran que el contraste con la disposición cegetista para poner sus hombra sociales y 4.100 plazas hoteleras de los complejos sindicales no sincronizan con algo que estiman una “puñalada” en la gama de la antipolítica que alientan algunos sectores de la oposición. Mientras tanto desde la UOCRA resaltaron que la incorporación de “referentes sanitarios” al encuentro del martes tuvo autoría en esa organización al comando de Gerardo Martínez y fue aceptada en Olivos.

La comitiva sindical que encabezaron los secretarios generales Héctor Daer y Carlos Acuña también dejó en claro que la preocupación sindical se extiende desde los trabajadores que se desempeñan en grandes empresas como aquellos que ya sufrían la crisis antes de la llegada del Covid-19. Dijeron haber visto a un Presidente que les ratificó la prioridad de la atención sanitaria y la prevención, y establecer un “mix” entre el aislamiento preventivo y la vuelta a la actividad de algunos sectores. Respecto al encuentro que tuvo lugar a pocas horas de Alberto Fernández exaltara la figura del camionero Hugo Moyano en el Sanatorio Antártida, otro asistente al encuentro de Olivos priorizó que el Jefe de Estado “haya realzado el valor del trabajo de las obras sociales sindicales y al movimiento obrero como garantía de los derechos de los trabajadores”, cuando elogió al también presidente de Independiente.

En cuanto a la síntesis de lo conversado en Olivos Héctor Daer le puntualizó a este diario que se dará relevancia en la próxima reunión a “elaborar pautas para diferir turnos, y evitar que sea un embudo el ingreso de los trabajadores a los empleos. Es decir establecer horarios para ir  abriendo las actividades, pero tomando todas las precauciones”.

Además del referente de Sanidad, Acuña y Martínez la representación de Azopardo estuvo integrada por Andrés Rodríguez ( UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Antonio Caló ( UOM), Armando Cavalieri (Comercio), Rodolfo Daer (Alimentación), Hugo Benítez (textiles) y Carlos Frigerio (cerveceros).

La unanimidad en considerar que “la economía y el trabajo no volverán a ser iguales” cuando se supere la emergencia sanitaria mundial es absoluta en la CGT. Las diferencias aparecerán por otros rincones, entre ellas a quién perteneció la inciativa de llegar a la Quinta Presidencial, o cómo afrontar la luz pública por estos días. En algunos casos en forma indirectamente proporcional a la gravedad de la situación en sus gremios. Más que detalles, empero la cuestión de fondo es más grave. Respecto a que las organizaciones sociales no serán parte de la mesa tripartita, en la central obrera respondieron que hay sindicatos de Azopardo colaborando con esos núcleos y entre otras acciones realzaron la labor de la Juventud Sindical  que lidera Sebastián Maturano que comenzó a recolectar donaciones para hacerle llegar a los grupos que representan a desocupados.

La Voz de la OIT 

Considerada como “Las Naciones Unidas del Trabajo”  la OIT con sede en Suiza alertó sobre la pérdida de más de 20 millones de empleos en el mundo. Dentro del amplo zoom donde se considera la corrosión de ingresos de, trabajadores informales y monotributistas, entre otros,  también ese organismo puntualizó el deterioro en la calidad de sus condiciones laborales.

Así lo sostuvo en su informe donde comparó las medidas adoptadas para amortiguar impactos. Pedro Hurtado Oliveira es el titular de la OIT en nuestro país y le explicó a BAE Negocios que los datos que  esa organización utiliza para elaborar sus estimaciones son en general  tomados de las fuentes oficiales de los distintos países,” entonces el dato en sí mismo es menos valioso que la interpretación y la experiencia que la OIT puede aportar”, expresó.

Acotando también que cada país tiene sus particularidades, pero empero en un mundo cada vez más globalizado y conectados, las tendencias son a menudo muy similares. "La mirada global de la OIT le da a Argentina una mejor espalda y solidez técnica para diseñar soluciones criollas a problemas que son globales. Más allá de eso, acompañamos y celebramos los espacios de diálogo social entre los actores clave del mundo del trabajo”, ponderó.