El Senado convirtió en esta tarde en ley la prórroga de la Emergencia Alimentaria hasta 2022, aprobada por unanimidad tras una sesión especial breve de casi tres horas.

El texto aprobado extiende la emergencia alimentaria nacional, vigente desde 2002, hasta el 31 de diciembre de 2022, cuando originalmente vencía el último día de 2019. Además, aumenta en un 50% las partidas destinadas a las políticas nacionales de alimentación y nutrición contempladas en el presupuesto de este año.

Por otro lado, faculta a la Jefatura de Gabinete a "disponer las ampliaciones y las reestructuraciones presupuestarias" para poder destinar fondos para aplicar esta ley. 

Y autoriza al Jefe de Gabinete, partir del 1 de enero del 2020 y hasta que dure la emergencia, a actualizar trimestralmente las partidas presupuestarias correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición.

El proyecto fue aprobado por 61 votos afirmativos y ninguno en contra. Aunque el proyecto había sido originalmente impulsado por el peronismo y otros bloques opositores, recibió finalmente el apoyo del oficialismo también en la Cámara Alta, como ya había sucedido la semana pasada al darse la media sanción en Diputados.

El senador rionegrino Miguel Pichetto estuvo sin embargo ausente por compromisos de campaña, como candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio.

El senador Luis Naidenoff, jefe del interbloque de Cambiemos, afirmó que el oficialismo tuvo "tropiezos" pero que escuchó "lo que dijeron las PASO" y  que tienen "propuestas".

Por su parte, Carlos Caserio, presidente del bloque Justicialista aseguró que le parece "muy positivo que votemos esta ley porque más allá de quién gobierne después de diciembre la realidad no va a ser muy distinta". "La crisis va avanzando", añadió.

En paralelo, miles de militantes de diferentes organizaciones sociales se manifestaron en las inmediaciones del Congreso para apoyar la sanción de la ley. Entre otras, se encontraban militantes de Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa ( CCC), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular ( CTEP) y el Frente Popular Darío Santillán.

El jueves de la semana pasada, la Cámara Baja había dado media sanción a la iniciativa, en otra sesión exprés, con 222 votos positivos y una abstención.