El jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, aseguró hoy que "no se ve que ningún país haya reflotado su economía por haber relajado la cuarentena o por no haber limitado la circulación" de personas en el contexto de pandemia. Además, detalló que esperan que la recaudación en el distrito caiga un 40%.

"Un reporte del FMI de hoy indica que no hay país que se salve de esta crisis económica", por lo cual, la solución no es "habilitar la circulación de gente y que aumente el contagio pero florezca la economía porque la gente vaya a ir corriendo a comprar", dijo el funcionario.

En declaraciones formuladas a radio El Destape, Bianco aseveró que se generó "una conciencia muy importante en la sociedad, con independencia de las regulaciones que se establezcan", y remarcó que la población "entiende lo que pasa y decide quedarse en casa".

Al mismo tiempo, el funcionario comentó que se estima "una caída de la recaudación de 40% en la provincia, sumadas a las inversiones extraordinarias" en curso.

Bianco detalló que se destinaron 800 millones de pesos a hospitales y centros de atención primaria y que se pasó de 1.100 millones a 2.500 millones el refuerzo del servicio alimentario escolar, además de los 1100 millones por entrega de alimentos en los barrios y los 2000 millones invertidos en equipamiento médico.

En relación a una posible apertura del aislamiento, el funcionario expresó que se analiza con los intendentes "ir focalizando la cuarentena" pero que la idea del gobernador Axel Kicillof "no es flexibilizar el aislamiento, sino hacer algún foco particular y hacerla más rígida para grupos de riesgo", explicó.

"Hay que analizar bien el tema del transporte público, que es uno de los mayores vectores de contagio", agregó Bianco

"Es un situación de crisis sanitaria, económica y social pero se trabaja con todos los distritos y el Gobierno nacional para sobrellevar la situación", subrayó.

Asimismo, Bianco explicó que el Ministerio de Producción bonaerense adoptó medidas de monitoreo y control de precios "recorriendo calles y controlando los valores en los municipios para verificar que no haya excesos en los comercios".

"Los comerciantes, en la mayoría de los casos, son muy solidarios y están manteniendo los precios de sus productos", señaló.