El ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, afirmó que no están lejos de un acuerdo con los gremios docentes ya que "las diferencias no son sustantivas", a la vez que consideró que "no debería haber ningún día de paro".

El ministro pidió que "haya vocación negociadora y de diálogo" de parte de los gremios y solicitó que "no haya intransigencia o caprichos" por parte de sus dirigentes.

Lacunza recordó que en paritaria el gobierno provincial ofreció "un 15% de aumento salarial, que significa que el ingreso promedio de un docente pasa de $24.500 a $28.300, además de sumar un plus de $6.000 anuales por presentismo, de forma que se pueda mejorar el ingreso del docente que está en el aula".

Señaló que en el último encuentro mantenido con los sindicatos agregaron "una cláusula de revisión en octubre para compensar diferencias si la inflación fuera superior". "Pero los gremios fueron agregando nuevos pedidos: un 4% y una cláusula gatillo. Fueron corriendo el arco", analizó.