El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, subrayó este jueves que "el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) tiene que ser parte de un plan económico" y señaló que "cuando el Gobierno tenga algo para proponer, se discutirá en el Congreso".

"El acuerdo con el FMI tiene que ser parte de un plan económico", sostuvo el mandatario de la Ciudad.

Al encabezar el acto de asunción de Jorge Macri como ministro de Gobierno porteño, el referente del PRO hizo referencia a las negociaciones que lleva adelante el ministro de Economía, Martín Guzmán, y su equipo con las autoridades del organismo de crédito multilateral y a su eventual tratamiento en el Poder Legislativo.

"Cuando el Gobierno tenga algo para proponer, se discutirá en el Congreso. Siempre vamos a estar con la mejor predisposición", remarcó Rodríguez Larreta.

En ese sentido, el jefe de Gobierno porteño anticipó cuál será la postura de la bancada de Juntos por el Cambio en ese debate en el Parlamento: "Lo que sea bueno para los argentinos, nosotros lo vamos a acompañar".

El jefe de Gobierno se refirió así a la ley aprobada con impulso del Frente de Todos y con apoyo opositor en febrero de este año, según la cual todo acuerdo que se negocie con el FMI debe ser aprobado por el Congreso nacional.

El oficialismo busca así evitar el escenario de 2018, cuando el gobierno de Mauricio Macri selló el préstamo de 57.000 millones de dólares sin contar con el aval del Parlamento.

El viaje de los funcionarios a Washington

Las declaraciones de Larreta se dieron dos días antes de que funcionarios del Ministerio de Economía y del Banco Central viajen a Washington, el próximo sábado, para reunirse con el directivos del FMI.

El objetivo es "continuar avanzando en los entendimientos técnicos en el marco de las negociaciones con ese organismo multilateral de crédito, para un programa que permita refinanciar el préstamo tomado en 2018", anticipó el Palacio de Hacienda.

En junio de 2018 el gobierno de Macri anunció un acuerdo con el FMI para la concreción de un programa "Stand By" por 50.000 millones de dólares, que fue ampliado en otros 7.000 millones de dólares en octubre de ese año.

Pero a junio de 2019 la Argentina recibió la última transferencia y acumuló desembolsos por un total de 44.154 millones de dólares, cuyos vencimientos son los que ahora la administración de Alberto Fernández busca renegociar.

Las negociaciones comenzaron ni bien asumió el Gobierno del Frente de Todos y tomaron fuerza tras la reestructuración de la deuda con los acreedores privados en agosto de 2020.