El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se explayó sobre las nuevas medidas de control de tránsito y transporte público en la Ciudad. También se restringirá la actividad comercial en centros de mucha aglomeración de personas.

La administración local cerrará once estaciones de tren en Capital Federal y aumentará el control de los permisos de circulación en las entradas de las estaciones de subte, así como en los retenes vehiculares que se distribuyen en el distrito. "Se está cumpliendo, pero tenemos que garantizar que solo viaje la gente sentada", explicó sobre el transporte público.

Además, se controlarán aún más los ingresos a la Ciudad y los centros de transbordo de colectivos y grandes estaciones de tren, y se incrementará el monitoreo de la circulación de vehículos dentro de la Ciudad.

Se mantendrán 36 accesos habilitados para ingresar y salir de la Ciudad, de los cuales solo 14 pueden ser utilizados por automóviles particulares. Los restantes están enfocados a los trabajadores esenciales de salud, seguridad y logística.

El cambio más importante será la estrategia de control, que se intensificará en esos puntos, y a través de la aplicación Cuidar se vincularán los permisos de circulación con las patentes de los vehículos. En cuanto al transporte público, se realizarán controles en los colectivos que ingresan a la Ciudad y donde haya mayor concentración de pasajeros.

También "se está haciendo un reempadronamiento integral de todos los permisos. En el AMBA había millones de permisos, hay que reempadronar uno por uno". En ese sentido, remarcó que "el permiso que había ya no vale", e indicó que habrá que sacarlo con la aplicación Cuidar.

Otra medida a tomar es "reducir el riesgo de las aglomeraciones en los centros comerciales". "Acá el problema no es el comercio sino toda la gente que se junta entre los que van a comprar, los que van a pasear, a mirar vidrieras. Eso se da en algunos puntos críticos de la Ciudad. Vamos a restringir la actividad comercial en los centros de mayor concentración", advirtió Larreta. Entre estos puntos de gran concentración de incluyen microcentro, Once y avenida Avellaneda. Esta restricción para las zonas indicadas no aplica para los comercios esenciales sino para los que fueron habilitados en las últimas dos semanas.

En cambio, "se va a mantener el comercio barrial, de proximidad, al que se llega caminando desde la casa". "En términos de cantidad, son mayoría de comercios, pero están en lugares donde no se generan aglomeraciones alrededor de los centros comerciales", subrayó. Tampoco se habilitarán nuevos comercios ni nuevas actividades.

Por otra parte, Larreta aseguró que otro eje clave será "seguir fortaleciendo" la presencia de su gobierno en los barrios vulnerables, ya que forman parte de los sectores que tienen una "sensibilidad especial". Según afirmó, se han intensificado los testeos y se "triplicó" la cantidad de alimentos que distribuye el Gobierno de la Ciudad "en forma directa o a través de comedores", además de incrementar la presencia a través de "las postas que toman fiebre y recomiendan cuidados".