El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, volvió a defender este martes la continuidad de las clases presenciales, negó que los establecimientos educativos sean un "motivo adicional" que agrave el escenario sanitario y ratificó el cumplimiento de la resolución de la Cámara de Apelaciones porteña.

"Las clases en la Ciudad empezaron el 17 de febrero y el aumento de los contagios empezó el 15 de marzo. Hay un mes de diferencia. Si las clases fueran el motivo, los contagios deberían haber empezado antes", enfatizó el mandatario en diálogo con Urbana Play. 

Mientras la segunda ola de contagios de coronavirus continúa arrojando cifras que tensionan el sistema sanitario del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), Rodríguez Larreta aseguró "la realidad en la Ciudad de Buenos Aires y en la Provincia es distinta".

En este sentido, el mandatario porteño reconoció que el promedio de edad de las nuevas transmisiones "bajó por un tema social y por la vacunación", y en contrapartida, se percibe una mayor ocupación de camas de terapia "arriba del 60%" en el sistema público y "un poco más alto" en el sector privado.

"En el sistema público hoy estamos en alrededor de 260 camas y llegamos a tener 320 en agosto del año pasado. Tenemos el doble de contagios de antes y 4 veces más testeos. Encontrás más gente contagiada asintomática", detalló. 

Clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires 

El jefe de Gobierno porteño reafirmó la continuidad de las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires "hasta que la Corte Suprema falle", y defendió el cumpliento de la resolución de la Cámara de Apelaciones que dio lugar a un amparo presentado por un grupo de padres y docentes para suspender la inhabilitación ditaminada por el Decreto de Necesidad y Urgencia ( DNU) 241 nacional. 

"¿Cómo no voy a acatar un fallo? Nosotros en todas las discusiones de Nación las tengamos que presentar en la Corte Suprema. Un ciudadano tiene todo el derecho de presentarse en la Justicia Porteña", señaló.

Al ser consultado por las acusaciones de "falta de ecuanimidad" que recayeron sobre la jueza Nieves Macchiavelli, integrante de la cámara, a raíz de su parentesco con el secretario de Ambiente de la Ciudad, Rodríguez Larreta mostró una postura contraria: "Debería excusarse de todas las causas de la Ciudad entonces. Es una jueza que ganó su Juzgado por concurso. Todo el tiempo tiene que juzgar sobre casos de la Ciudad. Por ser hermana de un funcionario no podría ser jueza así, no es razonable". 

Computadoras para los alumnos de la Ciudad

En otro tramo de la entrevista, el mandatario porteño aseguró que en el contexto pandémico, ahora los alumnos "sí pueden llevarse las computadoras a sus casas", actitud que se contrapone con las dictadas en ciclos lectivos previos.

"En los años anteriores alrededor del 50% que iban a la casa de los chicos no volvían. La usaban los padres y después los chicos en las escuelas no tenían acceso a las computadoras", explicó Rodríguez Larreta, quien además sostuvo que "todos los que pidieron computadoras la recibieron". 

Vacuna en docentes de la Ciudad de Buenos Aires 

El jefe de Gobierno porteño rechazó las acusaciones del presidente Alberto Fernández quien advirtió que "menos del 11% de los docentes" había sido inoculado contra el coronavirus: "El gobierno nacional es el que estableció cuál es el orden de prioridad de las vacunas. Nosotros le dimos vacunas a todos los profesionales de la salud que se empadronaron; después a los mayores...", explicó.