El jefe del Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, retomó las conversaciones con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para coordinar la nueva fase del aislamiento en el Área Metropolitana de Buenos Aires y ratificó que concurrirá a una eventual convocatoria del presidente Alberto Fernández para definir las medidas frente a la pandemia del coronavirus.

Así lo informaron a Télam fuentes oficiales de la Ciudad que señalaron que Larreta y Kicillof intercambiaron mensajes entre el pasado lunes y este martes con miras a la próxima etapa del aislamiento, que comenzará el lunes 21.

En ese marco, ya se acordó una reunión entre el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, y su par bonarense, Carlos Bianco, que podría concretarse el miércoles.

"De convocarse a un reunión con el Presidente en Olivos, Larreta va a ir", aseguraron los voceros porteños, al confirmar la idea del jefe de Gobierno porteño de mantener el diálogo con la Nación y la Provincia de Buenos Aires para determinar los alcances de las medidas frente a la pandemia de coronavirus.

Los nuevos encuentros para coordinar la próxima etapa de la cuarentena en el AMBA se dan en un marco de fuerte tensión entre la Ciudad por un lado y Nación y la Provincia por el otro, luego de que la semana pasada el Presidente resolviera quitarle a la capital un punto de coparticipación para ayudar al pago de salarios de la Policía Bonaerense tras las protestas de la fuerza.

A raíz de la decisión presidencial, Larreta resolvió recurrir a la Corte Suprema para revertir la medida, que considera inconstitucional, y para presentar una cautelar que frene provisoriamente la sangría de fondos para el distrito. Según trascendió, la presentación podría concretarse el miércoles.

El episodio detonó tensiones que se venían acumulando entre el oficialismo y el jefe de Gobierno las semanas previas producto de encontronazos por la falta de controles en la apertura de los bares, la reforma judicial y la intención de la Ciudad de que unos 6.000 chicos regresaran a clases.

La próxima etapa en la Ciudad

Para la próxima fase del aislamiento, Larreta insistirá con su pedido de revincular a unos 6.500 alumnos con la escuela de manera presencial, lo que fue rechazado hace dos semanas por la Nación al considerar que la propuesta presentada por entonces, a través de la apertura de gabinetes informáticos en los establecimientos, no se ajustaba a la situación epidemiológica del virus que transita la Ciudad.

"Estamos trabajando en una nueva propuesta", indicaron las fuentes porteñas que trabajan en la iniciativa educativa.

Por otro lado, se solicitará la autorización a Nación para abrir los espacios al aire libre de los comercios de gastronomía, como patios y terrazas; así como también avanzar en la instrumentación para el funcionamiento de las obras en construcción mayores a 5.000 metros cuadrados.

Y anticiparon que dejarán para más adelante la reapertura de gimnasios pese al pedido de los trabajadores del sector, quienes realizaron una protesta la semana pasada en la puerta de la Legislatura porteña.

Retomarán las aperturas en la Provincia

Por su parte, el Gobierno bonaerense planea comenzar a recorrer un camino hacia la "nueva normalidad" en los próximos 15 o 20 días, con mayores flexibilizaciones y aperturas de actividades, informaron fuentes del Poder Ejecutivo provincial.

"Esta semana puede haber algunas aperturas puntuales pero seguiremos en el aislamiento social, preventivo y obligatorio. De consolidarse la tendencia que venimos observando, podemos apuntar en las próximas semanas a desandar el camino con mayores flexibilizaciones", explicaron a Télam desde la Casa de Gobierno en La Plata.

Esperanzados con el amesetamiento de los contagios en el AMBA, la idea que manejan en La Plata es ingresar a un proceso de distanciamiento social y apertura de actividades comerciales y sociales manteniendo los cuidados bajo estrictos protocolos.

Según las fuentes, las actividades que se permitirán aún no están definidas y que todo dependerá de la curva de contagios que se registren.