Las Centrales de los Trabajadores Argentinos ( CTA) y Autónoma ( CTAA), que lideran Hugo Yasky y Ricardo Peidro y Hugo Godoy, rechazaron hoy "la propuesta patronal de aumento del salario mínimo, vital y móvil" de un 30 por ciento en dos cuotas y ratificaron la demanda gremial de una mejora según "el valor de la canasta básica", por lo que confirmaron que en septiembre próximo habrá "paros y movilizaciones masivas".

En una improvisada conferencia de prensa a la salida del frustrado encuentro del organismo tripartito que, a través de un laudo ministerial, determinó el nuevo valor del ingreso mínimo en 16.875 pesos en tres tramos, Peidro y Godoy coincidieron en rechazar la propuesta patronal de elevar el básico en un 30 por ciento en dos tramos.

"La oferta se ubicó muy lejos de cubrir el valor de la canasta básica, que hoy equivale a 31.900 pesos según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Tampoco el gobierno y los empresarios aceptaron la propuesta gremial para implementar una cláusula gatillo según la inflación y menos para aplicar el aumento al salario social complementario, por lo que a partir de septiembre habrá jornadas de lucha", dijeron.

La Asociación Trabajadores del Estado ( ATE), los gremios de la CTA Autónoma y las organizaciones sociales se movilizaron al mediodía desde el Obelisco hacia la cartera de Producción y Trabajo, en Leandro N. Alem al 600, en demanda de un aumento acorde con el valor de la canasta básica y su extensión a los jubilados.

La ATE de Godoy ya definió como probable fecha de paro y marchas en todo el país el 10 de septiembre próximo, al igual que docentes, docentes universitarios y otros gremios de la CTA Autónoma, en tanto Peidro enfatizó la necesidad de unificar las protestas.

"Es grave la crisis y galopante la inflación. La enorme pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores significa el crecimiento de la pobreza y el hambre. Además, se acerca el final de un ciclo de gobierno, y es evidente que las respuestas son insuficientes", dijo Godoy.

A su vez, Peidro aseguró que "el gobierno continúa priorizando a los sectores financieros y a la banca internacional, mientras hay salarios de indigencia", y explicó que "el ingreso mensual de los cooperativistas es de 7.500 pesos", a la vez que realzó que "la crisis económica deteriora el escenario social y, las medidas oficiales, solo apuntan a sostener el endeudamiento con los bancos y el Fondo Monetario Internacional ( FMI)".

"El crecimiento cada vez más acelerado de la pobreza, la indigencia y la desocupación provoca que miles de personas se refugien en los comedores y merenderos y, ante esa realidad, no hay políticas públicas que puedan contener la situación", concluyó Peidro.