Tres destacados politólogos y un importante consultor político coinciden: nadie previó, en la elaboración de la ley de PASO allá por 2009, que podía suceder algo como lo del domingo 11 de agosto, cuando el Presidente en ejercicio perdió por un margen que, de haberse dado en las generales, hubiera significado su salida del poder. En paralelo, algunos dirigentes, incluso opositores, admiten que habría que pensar en cambios en la norma.

Argentina parece sumida en un vacío de poder y en la incertidumbre económica desde que, hace una semana, el voto popular diera la espalda al mandatario en funciones y consagrara a un candidato que, sin embargo, no tiene aún ningún poder formal para tomar decisiones.

"Fabricamos un quilombo", sintetiza a BAE Negocios el politólogo Julio Burdman (Instituto de Estudios Políticos de París). "Lo que pasó puso de manifiesto que hay un agujero en el mecanismo de diseño institucional de las PASO. Están previstas para seleccionar candidatos, pero en este caso seleccionó a un nuevo presidente, porque toda la población cree que Alberto Fernández ganó las elecciones", desarrolla.

"A la luz de lo que pasó, creo que es atinado lo que plantearon algunos radicales de saltear las PASO donde no hay competencia interna” Julio Burdman

"Es un escenario horrible que evidentemente nadie previó, con inestabilidad económica y política", considera por su parte Raúl Timerman, analista político y socio de Consultora Sudamericana.

Andrés Malamud, politólogo e investigador de la Universidad de Lisboa, coincide en la falta de previsión de este escenario y explica: "Las críticas a las PASO fueron que cuestan plata, que obligan a los ciudadanos a votar en la interna de los partidos y que no sirven para nada. Las dos primeras son verdaderas, pero la última es falsa. Son un censo con consecuencias, algunas de ellas negativas".

"Nadie previó, al legislar las PASO, que un presidente que va por la reelección podía perder por 15 puntos", afirma María Esperanza Casullo, doctora en Ciencia Política por la Universidad de Georgetown. Y agrega que, al contrario, este tipo de primarias "tienen un sesgo pro-gobierno, porque se asume que el Poder Ejecutivo tiene más recursos para disciplinar competidores dentro de su propia fuerza. Es notable que consiguieran perder por esta diferencia".

"Las primarias deberían no ser obligatorias para que, al votar menos gente, no sean tan generalizables” María Esperanza Castillo

Presidente Schrödinger
Los expertos parecen coincidir también en lo, cuando menos, particular, de la situación política desde que Alberto Fernández ganara las primarias una semana atrás pero sin ser aún formalmente más que un candidato opositor.

"Es una situación rara", reconoce Casullo. "Es un presidente virtualmente electo y a la vez no es nada. Es solo un candidato, como dijo él", agrega la politóloga sobre el ex jefe de gabinete.

"En términos legales no es presidente electo, pero política y socialmente sí lo es", considera Burdman. Se "crea un vacío de gobernabilidad, con el agravante de que en (la reforma constitucional de) 1994 se estableció que la elección del Presidente debe ser dos meses antes de la transmisión de mando para que no vuelva a pasar lo de 1989", añade.

Timerman describe la situación actual como "confusa", aunque destaca que esta se "encarriló" hacia la mitad de la semana pasada, luego de la conversación telefónica entre Macri y Fernández. Sin embargo, para el consultor esto implicaría de parte del Presidente "una resignación del 50% a ser candidato", para que "cuando se estabilice la situación tenga a su equipo viendo cómo reduce la diferencia".

¿Hay que eliminarlas?
No, concuerdan todos. Pero sí convendría introducir modificaciones. "Creo que, a la luz de lo que pasó, es atinado lo que plantearon algunos radicales de saltear las PASO donde no hay competencia interna", dice Burdman.

Casullo, por su parte, considera que deberían no ser obligatorias "para que, al votar menos gente, no sean tan generalizables" a una elección de primera vuelta. Y cree también que sería positivo que las listas de diputados y la fórmula presidencial se puedan alterar para la elección general, "como modo de incentivar la negociación".

Para Malamud, no importa tanto el qué sino el cómo: "El cambio o la continuidad (del sistema de PASO) debe decidirse por acuerdo entre el próximo gobierno y la oposición, nunca más por imposición del ganador". "La inestabilidad institucional es peor que una institución mediocre", explica.

Timerman afirma que el problema está más bien en que "desaparecieron los partidos políticos" y que "hay que recrear su existencia". En ese marco, dice, las PASO serían "una buena herramienta para que haya internas abiertas y no manipulaciones de afiliados".

"El problema está más bien en que desaparecieron los partidos políticos, hay que recrear su existencia”  Raúl Timerman

Un experto en ley electoral, que prefirió no dar su nombre, asevera que se debe "revisar su utilidad para modelar el sistema partidario", ya que, aunque fueron exitosas en reducir el número de competidores, se debería pensar también en "otros mecanismos para validar socialmente las candidaturas", como el exigir una cantidad de avales.

Aun así, él aclara que esta posible revisión "no tiene que ver con lo que pasó esta semana", que, a su juicio, no se relacionó al sistema de las PASO en sí sino a una combinación de "impericia política" del Gobierno, "un escenario sociológico de grieta" y a la "acción de los mercados para generar hechos políticos".

Además, rechaza uno de los argumentos más usados contra este tipo de primarias: su costo. "Si cada partido hace campaña en diferentes fechas, el Estado puede tener que financiarlo, y eso puede ser más caro que las PASO", considera.

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos