Si aumentan los contagios de coronavirus, se podría incrementar la "carga virtual en las escuelas y reducir la presencialidad", advirtió el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak.  El fin de semana se dio a conocer un decreto en el que el gobernador Axel Kicillof autoriza a suspender el dictado en las aulas en caso de que sea necesario.

Al ser consultado sobre las clases presenciales en radio La Red, Kreplak remarcó que en el sistema de fases con el que se maneja la provincia está contemplada la posibilidad de reducir las clases presenciales en caso de mayor circulación viral de coronavirus (Covid-19) en un distrito.

"Tenemos sistema mixto de virtualidad y presencialidad", recordó, y explicó que si aumentara la circulación viral, la alternativa es "aumentar la carga virtual y reducir la presencialidad".

Aunque en las escuelas no se registraron brotes, "los docentes y estudiantes se contagian al mismo porcentaje de su grupo etario en la comunidad" y que por eso si se reduce la circulación "se reduce riesgo de contagio", indicó. Además, subrayó que durante el 2020 en algunos puntos de la provincia hubo actividad presencial, ya que depende de cada uno de los territorios y de varios indicadores.

Qué dice el decreto de Kicillof

El decreto N° 178/2021, publicado este sábado con la firma de Kicillof, establece la posibilidad de endurecer las medidas si es que la situación epidemiológica no mejora, incluida la suspensión de clases. En declaraciones a BAE Negocios, fuentes cercanas al gobernador mencionaron que si los casos diarios de coronavirus superan los 27 mil casos, se podría frenar el dictado en las aulas.

La normativa faculta al jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y a la directora General de Cultura y Educación, Agustina Vila, a “suspender, de manera conjunta, en forma temporaria las clases presenciales, así como a reiniciarlas, en función de la evaluación del riesgo epidemiológico”.

Daniel Gollan, ministro de Salud provincial, alertó también que "si todo sigue como ahora, crecimiento de casos, y cada vez más presencia de las cepas mas contagiosas, habrá que tomar medidas extra", y señaló que "nada está grabado en piedra en una crisis tan dinámica", sino que analiza la situación en base al "día a día".

Nuevas restricciones y cepas

Kreplak sostuvo que la provincia de Buenos Aires atraviesa "una velocidad de crecimiento muy rápida" y que ya está "en los niveles de ocupación de camas de lo que fue el pico del año pasado, pero con otra dinámica".

Explicó que el año pasado se logró "achatar" la curva y que esta vez esperan "que las medidas restrictivas logren tener un efecto" ya que "la velocidad en la ocupación de las camas" de terapia intensiva "puede saturar al sistema" de salud.

Ante la transmisión comunitaria de las nuevas cepas hay que extremar medidas, advirtió Nicolás Kreplak

Por otro lado, advirtió que se detectó no sólo en Olavarría la presencia de cepas de Reino Unido y Manos, y que ya hay "circulación comunitaria". "Cuando aparecen estas variantes, las medidas de cuidado hay que extremarlas más", indicó.

Sobre la restricción de la circulación nocturna y reuniones sociales, el sanitarista dijo que "hubo buen acatamiento" pero que habrá que ver "si son suficientes". "Hemos visto buen acatamiento, no absoluto, lo que no sabemos si es suficiente", dijo y apuntó a que "hay que monitorear" y si hace falta ir a una restricción mayor.

Vacunas y estudios de anticuerpos

Sobre las vacunas, el funcionario dijo que no se plantea la aplicación de una sola dosis, sino que mencionó "la postergación" de la segunda. En la provincia se realizan diversos estudios sobre producción de anticuerpos, eficacia e inmunidad de las vacunas que se están aplicando, comentó, y "hasta ahora se sabe que la de Sinopharm tiene cerca del 80% de eficacia, que es un buen número".

"Nosotros no pensamos que tiene que ser una dosis, tratamos de que sean dos dosis, pero estamos viendo si conviene primero a vacunar a toda la población con una dosis y después aplicar la segunda que está dando buenos resultados en muchos países del mundo, o darle las dos dosis a uno y ninguna a otro. Esa discusión tiene mucho impacto porque reduce la mortalidad y personas que se internan", aseveró.

También enfatizó que hay que ser cuidadosos "y muy prudentes" con la información que se difunde sobre las vacunas. "Las decisiones que se toman, son decisiones consensuadas y basadas en todos los conocimientos científicos y publicaciones que hay en todo el mundo", remarcó.