El buque Sophie Siem, que lleva a bordo el minisubmarino de la armada de Estados Unidos para buscar al ARA San Juan, partió ayer del puerto de Comodoro Rivadavia a las 14.13, en medio de fuertes vientos que soplaban a 90 kilómetros por hora.

Una hora antes de su partida, la Aduana Argentina y la Prefectura terminaron los alistamientos administrativos pendientes tras la revisión técnica que certificó la correcta instalación del minisubmarino en la popa del buque.

A las 13.30, subió al barco la última tanda de la tripulación de la marina de Estados Unidos, que viajará a bordo de la embarcación. Se trata de 43 hombres de esa nacionalidad además de dos argentinos, los capitanes Parant, submarinista, y Reynoso, buzo de profundidad, ambos de la Marina de nuestro país.

En condiciones normales de navegación, el Sophie Siem debería llegar a la zona de búsqueda y rescate del ARA San Juan en 20 horas, sin embargo los fuertes vientos pronosticados lentificarán su travesía.

Durante la jornada las malas condiciones climáticas complicaron la búsqueda del desaparecido ARA San Juan, por lo que hasta el momento no pudieron sumarse al operativo la corbeta Robinson y el minisubmarino ruso, dijo el portavoz de la Armada Argentina, Enrique Balbi.

Previamente en Bahía Blanca, Balbi informó que en el marco del operativo de búsqueda se está trabajando en un "área circular con un radio de 40 kilómetros".

El área barrida es de 1.500.000 kilómetros cuadrados y las profundidades van de 200 y los 1.000 metros", sostuvo el vocero de la Armada.

Balbi señaló estos datos en el marco de un contacto con la prensa en la Base Naval de Puerto Belgrano, lugar en el que llegó esta mañana junto con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y el jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur.

Balbi dijo que buques con "sondas multihaz le permite hacer un barrido al fondo, un mapeo tridimensional y los destructores y corbetas están en otras áreas muy cerca para evitar interferencias mutuas".