Expertos en sociología sostienen que las mujeres gestionan mejor la crisis del coronavirus pero que la sociedad prefiere a hombres ante situaciones críticas. "Aunque los líderes que mejor están gestionando la crisis son mujeres, en términos de popularidad son los líderes autoritarios los más fuertes", dice al respecto el politólogo Victor Lapuente.

Ante la inusual situación sanitaria a nivel global, expertos estudian si COVID-19 podrá afectar a la manera de hacer política y a los formas de comunicar de los líderes políticos.

Lapuente sostiene la teoría de que los líderes políticos que mejor están gestionando la crisis del coronavirus son mujeres con una actitud colaborativa, como la primera ministra de Nueva Zelanda o como la canciller alemana, porque tienen más en cuenta al equipo. No obstante, considera que en términos de popularidad, siguen siendo muy fuertes los líderes masculinos como Donald Trump en Estados Unidos o Jair Bolsonaro en Brasil.

"Hay varios trabajos que estudian la preferencia de líder cuando hay una crisis de terrorismo o catástrofe natural o por COVID-19, y en este caso los ciudadanos tienen más necesidad de un líder autoritario y fuerte", resalta Lapuente.

La pregunta que surje inevitablemente es ¿estamos pasando de un liderazgo democrático a uno autoritario? Los expertos consideran que sí. Para Lapuente, respecto al panorama internacional, "la globalización ya estaba perdiendo fuelle y el coronavirus ampliará los discursos nacionalistas", sostuvo en una charla organizada por la Asociación de Comunicación Política (ACOP).

No obstante, la popularidad de los líderes puede decrecer en la medida en que se muestren ineficaces al momento de morigerar los efectos de la pandemia.

Por ejemplo en el caso de Trump, en el último sondeo de la firma Gallup bajó casi seis puntos en la valoración positiva de su gestión, a la vez que creció 9 puntos en la valoración negativa, tras varias idas y vueltas del mandatario respecto de las medidas a tomar para enfrentar el brote, que ya causó más de 50 mil muertes en territorio estadounidense.