El espacio político en el que empezó a militar a los 14 años es el mismo que en octubre próximo lo puede llevar a la presidencia de la Nación. Antes, deberá hacer uso del arte de persuasión que supo aplicar cuando era jefe de Gabinete de Néstor Kirchner y Cristina Fernández para lograr así saltar el cerco del kirchnerismo y pisar fuerte en el peronismo. Alberto Fernández, el elegido de la ex presidenta para ganar y gobernar, sabe que de eso dependerá, en gran medida, su suerte electoral. .   

Cuando Héctor Cámpora asumía el gobierno el 25 de mayo de 1973, Fernández comenzaba a dar sus primeros pasos en la política como delegado de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) -organización juvenil ligada al peronismo- en el Colegio Mariano Moreno. Jamás imaginó que cuarenta y seis años después, lo compararían con el hombre que el ex presidente Juan Domingo Perón designó para retornar al poder. 

"Ni Cristina es Perón ni yo soy Cámpora. Lo mejor sería que lo analicemos con otra sensatez. Hasta la semana pasada, era un tipo capaz de influir en Cristina y hacerla pasar por buena. Y ahora soy un títere. La verdad que no soy ni una cosa ni la otra”, afirmó días atrás el candidato a presidente de Unidad Ciudadana en respuesta al paralelismo histórico que trazó el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, entre otros. 

Aún cuando sus padres consideraban que fue su principal acto de rebeldía, el paso de Fernández por la UES fue más efímero que la incursión en el ambiente del rock. Su devoción por la música de aquellos años lo llevó a dejarse el bigote en honor a Litto Nebia, incluso en algún momento se atrevió a confesar que las letras de Bob Dylan y Luis Alberto Spinetta lo influenciaron más en sus posturas que los libros de los propios referentes políticos. De algún modo, en su gusto por los programas de Capusotto encontró la sintésis perfecta del rock y la política. 

Durante la última dictadura cívico-militar se alejó de la militancia política. Siguió intacto su fanatismo por Argentino Juniors y la guitarra. Estudió derecho y se dedicó a la docencia en materia penal. A comienzos de la década de 1980, participó de la Fundación para la Democracia en Argentina. En 1989, fue Superintendente de Seguros de la Nación y en 1997 se desempeñó como vicepresidente ejecutivo del Grupo Banco Provincia. Dos años antes celebró la llegada de su hijo Estanislao, el momento más feliz de su vida, como él mismo sostuvo en algunas entrevistas. . 

Alejado de la bohemia de su juventud, en 2000, se transformó en legislador porteño por la lista de la Alianza Encuentro por la Ciudad, que llevó al ex ministro de Economía Domingo Cavallo como candidato a jefe de Gobierno. Casi en paralelo, integró el "Grupo Calafate", junto a los dirigentes peronistas Esteban Righi, Carlos TomadaEduardo Valdés y Julio Bárbaro. Para ese entonces ya había tomado contacto con Eduardo Duhalde -a quién elogió en estos días- y pronto se transformó en su tesorero durante la campaña presidencial de 1999. 

Antes de renunciar a su banca para asumir como jefe de Gabinete de Kirchner, se dió el gusto de grabar una canción con los Super Ratones, a quienes conoció durante un recital homenaje a Nebbia, que organizó en la Legislatura.

El conflicto con el campo por la resolución 125 quebró la relación con la entonces presidenta Cristina Fernández y lo alejó de la función pública, aunque nunca se retiró del terreno político. En paralelo a las reiteradas críticas que le dedicó al gobierno de la ex mandataria, se acercó en 2013 al Frente Renovador y en 2015 se convirtió en jefe de campaña de la candidatura presidencial de Sergio Massa. Dos años después, fue jefe de campaña del ex ministro del Interior Florencio Randazzo, que compitió por una banca en el Senado.  

A fines de 2017, se reencontró con la senadora de Unidad Ciudadana. "He recuperado una amiga", dijo el lunes último en un acto en Santa Cruz, junto a la gobernadora Alicia Kirchner. La reconciliación con la dirigente opositora que más mide en las encuestas le significó algo más que volver al lugar en el que desplegó sus dotes de "armador"; le dio la posibilidad -impensada para propios y ajenos- de volver a la función pública, ya no como vocero de otros, sino como el artífice de su propio gobierno. 

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos