Poco antes de finalizar el eterno 2020, se lanzó en territorio porteño la agrupación “En común”, un espacio que incluye a diferentes agrupaciones oficialistas en el complejo entramado del Frente de Todos. Las figuras estelares pertenecen a la Ciudad. La presencia de Víctor Santa María, titular del PJ porteño, le augura a la nobel agrupación la posibilidad de jugar de banca en el distrito a la hora de definir las listas.

Y ahí se acaba el peso del albertismo en el mapa nacional del oficialismo. El resto son alianzas puntuales. Acuerdos con gobernadores e intendentes para resistir al único polo de poder real que existe en el peronismo. Por eso se adelantaron a convencer a Alberto Fernández de la necesidad compartida de suspender las PASO, de negociar las listas de cada distrito con la garantía de tener en la mano la lapicera que determina el listado final a ser inscripto en la Justicia.

Pero Cristina Fernández se opuso y lo hizo inviable en el Congreso. Por si fuera poco, ante la negativa de Gustavo Menéndez y Fernando Gray de ceder la presidencia del partido en el distrito que más importa, Máximo Kirchner avisó que darán pelea en cada municipio donde La Cámpora no mande. Igual será en cada pueble del interior donde el kirchnerismo tenga representación. Mejor negociar, intentar caer bien a la espera de algún saldo.

En la vereda de enfrente el futuro cercano tiene un tinte similar. La sociedad comercial devenida en partido político no prevé otro liderazgo que el de su hacedor. En una estructura que históricamente se autoreferenció como de gerentes y directores, la alternativa de remover al dueño sale de toda lógica.

En la debacle, a Mauricio Macri se le animan todos. ¿Cuántas listas habrá en las primarias de Juntos por el Cambio? A propósito, sería hora de cambiarle el nombre otra vez al frente. El marketing político así lo aconseja. Hasta Lilita Carrió aviso que vuelve una vez más de sus nunca definitivos retiros, con ganas de disputar espacios en las listas bonaerenses.

No será un año sencillo. La magnitud de la crisis que terminó de explotar con la pandemia es tan enorme que cualquier rebote va a lucir significativo. Sin embargo, todavía prima la incertidumbre sobre los tiempos en los que se accionen los resortes en el fondo del pozo.

En medio de tanta inseguridad, los dos espacios principales de la política argentina deberán resolver sus internas antes de ir a competir por los puntos. Cristina arrasará ante la falta de contendientes que se le animen. Las listas serán lo que ella decida. Desde el Congreso seguirá marcando la línea sobre lo que debe ser, en especial si la recuperación se demora más de lo previsto.

“Está dada la oportunidad para que al oficialismo le vaya mal”, reflexionaba días atrás un encumbrado dirigente de Juntos por el Cambio. No hizo falta aclarar el alcance de su expresión: la oposición todavía está muy lejos de poder capitalizar un hipotético escenario favorable que todavía no es.

Los liberales más fanáticos y la izquierda más intransigente están siempre prestos para reclutar a desencantados. Los primeros, más que nunca, buscarán crecer en el Congreso, a tono con una moda de extremos que crece en el mundo y las grandes corrientes nacionales aletargan históricamente. La estrategia de halcones y palomas suele dar resultado e incluye todos los colores en un juego en el que los liderazgos parecen nunca cambiar de mano. Sólo un recrudecimiento de la crisis sanitaria haría suspender unas primarias en las que la definición del voto hará pensar a los ciudadanos mucho más que en las generales.

Más notas de

Gabriel Buttazzoni

Súarez, Perotti y Manzur, tres mandatarios previsores

Cornejo y Suárez compartirán la lista de senadores de JxC

Alberto nutrió de argumentos el fallo del máximo tribunal

"Vivimos en un país federal, y así lo exige el sistema federal"

Menem, el arte de improvisar

Menem, el arte de improvisar

Comenzó el operativo Lammens diputado en la Ciudad

Comenzó el operativo Lammens diputado en la Ciudad

El poder de la lapicera y la suspensión de las primarias

Alberto mandó a los gobernadores a armar consenso para la suspensión

Cómo fue la relación de los presidentes de Argentina y de EE.UU

Carlos Menem llevó a Bill Clinton a jugar al golf

Las primarias, más que un aperitivo del año electoral

Con amenazas distintas, Cristina y Macri mantienen los liderazgos

Alberto toma nota de las deserciones que sumará si abraza las banderas de Cristina

Alberto toma nota de las deserciones que sumará si abraza las banderas de Cristina

Espantando fantasmas Alberto abrió la etapa política de la pandemia

Espantando fantasmas Alberto abrió la etapa política de la pandemia

Proponen subsidiar el uso de la bicicleta para ir a trabajar

Proponen subsidiar el uso de la bicicleta para ir a trabajar