Luego del primer debate presidencial obligatorio de la Argentina, el arco político analizó el desempeño de los 6 candidatos que competirán en las elecciones generales del 27 de octubre. Con halagos de propios y críticas de ajenos, se hizo foco principalemente en Alberto Fernández y Mauricio Macri, los dos postulantes más votados en las PASO.

¿Quién fue el ganador del debate?

 

Como es de esperar, la respuesta varía según la afinidad partidaria de quien hable. Miguel Ángel Pichetto, candidato a vicepresidente de  Juntos por el Cambio, consideró que fue Macri, su compañero de fórmula. Para él, el Presidente "dio una imagen de estadista, de un hombre serio, mantuvo la calma y explicó su propuesta". "Me parece que ganó el debate. Tuvo una imagen más estructurada", destacó en diálogo con A24.

A Macri lo vio "muy bien" y "muy fuerte", mientras que "del otro lado hubo arrogancia, agresividad, chicanas y de algunos otros candidatos ni siquiera hubo contenido". En cuanto a Fernández, cuestionó que habló "casi personalizando los ataques" y opinó que lo vio "muy frágil" al hablar sobre relaciones internacionales porque "está muy atado" a su compañera de fórmula Cristina Kirchner, quien "tiene vínculos con Nicolás Maduro". La candidata a vicepresidenta por el partido de Frentes de Todos no asistió al debate. 

Desde la vereda de enfrente, el diputado peronista Agustín Rossi aseguró que Fernández "fue el incuestionable ganador del debate", con una posición "contundente, con picos muy altos sobre economía y derechos humanos". A Macri, en cambio, lo vio "muy incómodo" y percibió que "hablaba de una Argentina que no existía", mientras que "Alberto se ocupó de remarcar que mentía".

Rossi resaltó que Fernández fue "el único candidato con propuestas para las mujeres". "Tuvo una respuesta muy feliz cuando dijo que cuando se trata de derechos, no hay que mirar el gasto público", celebró en diálogo con El Destape Radio.

En cuanto a participantes como José Gómez Centurión y José Luis Espert, señaló que lo deja tranquilo el hecho de que "van a sacar menos del 1 por ciento" de los votos. "Son una expresión minoritaria. Hicieron un papel paupérrimo", evaluó.

Por su parte, el senador nacional Esteban Bullrich, criticó el lenguaje corporal de Fernández. "Hay una soberbia de dirigirse a todos con el dedito levantado, diciéndonos como nos tenemos que portar, y volviendo a mentir además. Creo que ese no es el camino", manifestó a radio La Red, y opinó que "estuvo a cargo de la jefatura de Gabinete en el gobierno más corrupto de la historia reciente argentina", en referencia a la presidencia de Néstor Kirchner.

En cambio, resaltó que Macri "reconoció ayer las cosas que están pasando, las buenas y la malas" y que "está convencido de que este es el camino que nos sacará de los problemas profundos que todavía no hemos resuelto".

Jorge Capitanich, electo ayer como el próximo gobernador de Chaco, vio "muy sólido" a Fernández y apostó a que esto lo convertirá en "el próximo Presidente" de la Argentina, al mismo tiempo que consideró que Macri "necesita un baño de realismo y lo va a recibir el 27 de octubre en las urnas".

También del lado opositor, el coordinador de los equipos técnicos de Alberto Fernández, Nicolás Trotta, consideró como "muy bueno" el desempeño del candidato del Frente de Todos y calificó con "un ocho o un nueve" su participación, ya que para él el tiempo fue muy acotado. "Tuvo la capacidad de presentar algunos de los ejes de lo que va a ser su futuro gobierno pero también tuvo un rol importante al desnudar la falta de análisis de la realidad que tiene el gobierno", señaló en La Red.

Sobre Macri, planteó que "sigue muy desvinculado de la realidad y de la crisis tan profunda que transita la Argentina de hoy".

En tanto, el ex gobernador bonaerense y candidato para la presidencia en 2015, Daniel Scioli, coincidió en que Fernández "estuvo sólido y contundente, hablando de temas concretos y desenmascarando otras cuestiones". "Ya no hay dudas, si es que alguien las tenía", manifestó Scioli a Elonce TV, al tiempo que confesó haberse "sorprendido" cuando el candidato lo mencionó al iniciar el debate.

Además, expuso que Macri, con quien debatió cuando era candidato hace cuatro años, tuvo "la enorme dificultad de cargar con cuatro años con retrocesos en lo económico y social". "Para cerrar la grieta no hay que poner el esfuerzo en peleas que no conducen a nada y hay que enfocarse en los problemas que tiene la gente", advirtió.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos