El día después de la crisis que atravesó a la alianza del Frente de Todos ante la decisión de los ministros que responden a Cristina Fernández de Kirchner de poner sus renuncias a disposición del presidente, encontró a un Alberto Fernández decidido a plantar bandera ante una presión que desde sus filas consideraron como “desmedida”, como el pedido de la vicepresidenta para que eyecte al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, al que señala como a uno de los principales artífices de la derrota electoral del domingo.

Durante gran parte del día, el mandatario mantuvo reuniones con funcionarios de su riñón, con los gobernadores Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manzur (Tucumán), en medio de rumores que daban cuenta de que finalmente el jefe de Estado le aceptaría la renuncia al ministro Eduardo “Wado” de Pedro (Interior) a raíz de la perdida de confianza por la decisión del funcionario de hacer publica su salida a través de los medios, lo que luego iba ser desmentido por la titular de la Secretaría Técnica de Presidencia, Vilma Ibarra.

"El Presidente no ha aceptado ninguna renuncia de las que están presentadas y todas ellas están a su consideración y lo va a informar en el momento que lo tenga que informar", señaló Ibarra en declaraciones a la prensa acreditada en Casa Rosada.

En ese contexto, se especuló que el presidente le podría aceptar la renuncia de De Pedro, para luego y sin una fecha cierta, facilitar la salida de Cafiero, como una especie de “cambio de figuritas” para calmar las aguas, tal como graficó a este diario un dirigente del Frente de Todos.
Sin embargo, con el correr de las horas y de manera extraoficial, circuló que Fernández habría logrado consenso para realizar cambios en su Gabinete, pero que la salida de De Pedro no estaba confirmada, por lo que en ese sentido hay un final abierto.

Sin embargo desde las filas de la alianza gobernante entienden que una eventual salida de Cafiero sería un golpe duro para el presidente, quién resignaría a su hombre de confianza, por lo que no descartan que a los fines de mostrar un empate técnico, la crisis también se termine llevando al aún ministro del Interior.

En el Frente de Todos reina el desconcierto

Lo cierto es que más allá de las disputas palaciegas, en el Frente de Todos reina el desconcierto ante una pelea que se produce en medio de una campaña electoral en la que esa alianza tiene todo por perder: “Si hay una disputa de poder debatámoslo después de las elecciones”, subrayan.

También advierten que en ese espacio existe una ausencia de conducción política y de un sistema de ida y vuelta entre los cuadros políticos lo que impidió conocer lo que realmente estaba sucediendo en el territorio y que llevó al Gobierno a estar en una especie de “microclima insólito, que los hizo salir a festejar que tenías el 43% de los votos, cuando en realidad tenías solo el 33, lo que habla de un problema político y no de gestión”.

Según afirman, uno de los principales problemas del Ejecutivo nacional “es creer que la única dirigencia que hace política es la del Estado, por lo que si le echamos la culpa solo a un ministro, eso termina siendo parte del mismo problema”.

“Acá en lugar de traerlo a Cafiero, hay que traerlos a Máximo Kirchner y a Sergio Massa, o a quién sea, y preguntarles ‘¿que pasa con esto?’”, porque según afirman “son ellos los jefes políticos que diseñaron este modelo cerrado en el que nadie habla con nadie” o donde se excluye  a dirigentes solo por tener opiniones diferentes, “como un modo de castigo, y el castigo ahora lo tuvimos en las urnas”.

Si bien el enojo incluye a los tres arietes de poder que conforman el Frente de Todos, entienden como un error “cargar en este momento contra Alberto” porque aseguran que “ahí Cristina se equivoca, porque ahora al presidente lo necesitamos entero y no se lo puede debilitar en medio de una campaña porque entonces nos van a llenar de piñas”.

Entienden que ante el impacto de la derrota el principal dañado es el peronismo, lo que conlleva volver a empoderar a Cambiemos como posible alternativa de Gobierno, al tiempo que “se lleva puesto al electorado de Cristina que termina siendo como el último bastión de poder que nos queda”.

“Ahora tenemos toda la Argentina y todo el interior de la provincia pintadas de amarillo” por lo que solo les queda apostar “a que los intendentes del conurbano se dediquen a jugar, apostando a salvar las papas”, es decir, alcanzar un empate en las urnas, porque dicen no creer que vayan a lograr un resultado que esté por encima del 40% de los votos. 

El conflicto en las alturas del Gobierno sostienen que le ha generado “mucho desanimo” a las bases, porque según advierten, ocurre en un contexto donde “no hay una conducción política porque Alberto no quiere o no sabe conducir y ya no tiene autoridad para hacerlo, mientras que Cristina está en una posición de cálculo permanente”.

La única salida que perciben a la crisis de gobernabilidad, “es que Cristina, Alberto y Massa se encuentren en una habitación y se digan en la cara todo lo que tienen para decirse”, para luego y “con una conducta civilizada, decirle de frente a la sociedad ‘vamos por acá, este es el rumbo y estos los objetivos comunes”.

Más notas de

Horacio Aranda Gamboa

Protesta social: aliados al Gobierno y opositores toman las calles y anticipan un diciembre caliente

Organizaciones sociales aliadas al Gobierno y opositoras, marcharán mañana contra el ajuste

La Unidad Piquetera evalúa retomar el plan de lucha ante la falta de definiciones del Gobierno

La Unidad Piquetera evaluará nuevas medidas de fuerza ante la indefinición del Gobierno a sus reclamos.

Respaldo de funcionarios y dirigentes gremiales al discurso de Cristina en el juicio por la obra pública

Respaldo de funcionarios y sindicalistas a Cristina, quién acusó al tribunal de ser "un pelotón de fusilamiento".

Unidad Piquetera evalúa medidas en rechazo al aumento del salario mínimo

Unidad Piquetera evaluará el sábado nuevas medidas de lucha para evitar un "fin de año complicado".

El Gobierno bonaerense descarta la salida de Berni de la cartera de Seguridad

La Gobernación descartó la salida de Berni de la cartera de Seguridad, pese a versiones que van en esa dirección

Hebe, esa mujer imprescindible

Bonafini, la Madre de Plaza de Mayo que no nunca se calló las injusticias y pese a las amenazas.

Cristina evitó profundizar la interna y llamó a fundar un nuevo pacto de gobernabilidad

En clave electoral, Cristina dijo que "es necesario acordar políticas porque las elecciones se pueden ganar"

Cristina da muestras de acercamiento a Alberto a horas del acto en La Plata

Cristina encabezará el acto por el Día de la Militancia en un marco de fuerte expectativa en torno a su discurso.

El kirchnerismo presiona para que se conforme una mesa política del Frente de Todos

Máximo reclama por la conformación de una mesa política, tema al que le rehúye el Presidente Fernández

Cristina reaparece en medio de un creciente operativo clamor

En el acto por el Día de la Militancia, Cristina acelerará el clima de campaña del Frente de Todos