Tras la sanción de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria, sólo quedan dos proyectos de alto voltaje político en el extenso temario que se tratará durante el período de sesiones extraordinarias. La reforma judicial y la modificación del sistema de selección del procurador, que cuentan con media sanción del Senado, deberán ser debatidas en Diputados, sin embargo, por el momento, no figuran entre las prioridades del oficialismo dentro de esa cámara.

Reforma judicial

El proyecto de ley de "Organización y Competencia de la Justicia Federal" tuvo más críticas que elogios apenas el presidente Alberto Fernández lo envió al Congreso. No sólo de la oposición, sino también desde las propias filas del oficialismo. La vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Fernández, fue una de las primeras en exhibir su desacuerdo con la letra del texto a través de una carta pública, aun así se encargó de que se tratara y aprobara con celeridad. En Diputados, el rechazo es similar. El presidente de esa cámara, Sergio Massa, encontró en la negativa de la oposición a acompañar la iniciativa la mejor excusa para poner entre paréntesis su tratamiento.

El mandatario dejó en claro la semana pasada en el brindis de fin de año con legisladores del Frente de Todos en la Quinta de Olivos que espera que durante el verano se apruebe la llamada reforma judicial. Aunque en Diputados el oficialismo no tiene demasiado margen para mirar para otro lado, también es cierto que por ahora no cuenta con los votos necesarios para sancionar la ley. Desde Juntos por el Cambio y el interbloque Federal se oponen a apoyar el proyecto, por lo que en el Frente de Todos no descartan introducir una serie de modificaciones para intentar acercar posiciones.

"Tenemos que tomarnos el tiempo necesario para analizar mejor el proyecto y hacer cambios si es preciso, pero la verdad son tantos los que habría que hacer que estaríamos hablando de otra ley", dijo a Bae Negocios una fuente parlamentaria del oficialismo.

Qué cambia en la elección del Procurador

El proyecto de reforma del Ministerio Público Fiscal también es resistido por un sector de la oposición. En el Senado, el oficialismo tiene mayoría propia, por lo que no tuvo dificultades para reunir los votos. Muy distinto es en Diputados, donde el bloque oficialista tiene que sumar sí o sí voluntades de otras bancadas. La aprobación de esta ley es clave para avanzar con la remoción del procurador interino, Eduardo Casal, quien está en la mira de un sector del Frente de Todos.

Según la iniciativa aprobada en la Cámara alta, para designar al jefe de los fiscales ya no serán necesarios los dos tercios, sino que bastará con la mayoría absoluta del Senado; y el mandato del procurador se reducirá a cinco años, con posibilidad de prorrogarse por otros cinco.

En caso de tratarse, estos temas quedarán para febrero próximo. Mientras tanto, en Diputados se preparan para adentrarse en otros debates menos controversiales a partir de mediados de enero. Uno de ellos es el referido a la ley de Biocombustibles, que fue aprobada por unanimidad en el Senado.

Economía, una de las prioridades en extraordinarias

Otro de los proyectos que está en agenda es la iniciativa que el ministro de Economía, Martín Guzmán, envió al Parlamento para fomentar nuevas construcciones a través de incentivos fiscales, que también cuenta con el visto bueno de la oposición. A eso se suma el proyecto de “Financiamiento del Sistema nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación de la República Argentina: inversión en recursos humanos, infraestructura, proyectos y desarrollos”.

En el Senado todavía no está definido qué proyectos tendrán prioridad. Recién el mes próximo se retomará la actividad, aunque no se descarta que a fines de enero comiencen los primeros movimientos para dar los debates que vendrán.