El bloque de Consenso Federal, que conduce Graciela Camaño, y la bancada Córdoba Federal del gobernador Juan Schiaretti acordaron armar un interbloque conjunto que podría contar con 15 integrantes y que jugará un papel clave en la hiper polarizada Cámara de Diputados, ya que tanto el Frente de Todos como Juntos por el Cambio se verían obligados a negociar con ese espacio para sacar o bloquear leyes.

De este modo, del interbloque se convertiría en el juez de la Cámara baja, más allá incluso de la cantidad de legisladores que logre asociar.

Además de Camaño, que en octubre fue reelegida en su cargo, en Consenso Federal se encuentran el ingresante Alejandro "Topo" Rodríguez, el también bonaerense Eduardo "Bali" Bucca y el salteño Andrés Zottos.

Esta bancada podría crecer si logra fichar a los nuevos Liliana Schwindt, Jorge Sarghini y Marcelo Eduardo "Oso" Díaz, dirigentes que estuvieron en la lista 1País del 2017 y que completarán el mandato de Felipe Solá, Daniel Arroyo y José Ignacio de Mendiguren, quienes asumirían funciones en el Poder Ejecutivo.

El bloque Córdoba Federal estará integrado por el Carlos Gutiérrez, designado presidente de la bancada, y por Alejandra Vigo, Paulo Cassinerio y Héctor Muñoz o Claudia Márquez (uno de estos dos reemplazará a Martín Llaryora, quien asumirá como intendente de la capital cordobesa).

Hay gestiones abiertas para sumar al interbloque a los socialistas santafesinos Enrique Estévez y Luis Contigiani. También se mencionan a los chaqueños Elda Pértile y Juan Mosqueda, y al mendocino José Luis Ramón; en tanto que no se descarta sumar a su vez a la tucumana Beatriz Ávila, que no seguirá en Cambiemos.

En la sesión preparatoria posterior a la jura de hoy de los nuevos diputados, quedará en claro la cantidad de integrantes que tendrá esta nueva fuerza parlamentaria, que aún no tiene nombre confirmado.