Funcionarios, sindicalistas, dirigentes sociales, políticos y parlamentarios del oficialismo y la oposición se manifestaron con posturas opuestas en torno a la decisión oficial y el líder de Consenso Federal y ex candidato presidencial Roberto Lavagna se sumó entre los críticos más duros con la intervención y posible expropiación de la empresa cerealera Vicentin anunciada por el Gobierno nacional: "No bastan el Estado y los amigos del poder para que las cosas salgan bien", afirmó.

Lavagna, contra la expropiación 

Lavagna afirmó este martes su cuenta de Twitter que "hace algunos años se habló de soberanía energética y las cosas no salieron bien: baja inversión, necesidad de importar, caída de reservas, y finalmente estancamiento económico-social".

"Ayer se habló de soberanía alimentaria. Esperemos que se haya aprendido la lección: no bastan el Estado y los amigos del poder para que las cosas salgan bien. Esperemos, pero haciéndonos oír y actuando", agregó el ex ministro de Economía.

Tras varios meses de perfil bajo, Lavagna había vuelto a mostrarse cercano al Gobierno hace una semana, cuando mantuvo un almuerzo en Olivos junto a Alberto Fernández y al ministro de Economía Martín Guzmán en el marco de los últimos tramos de la negociación de la deuda con los acreedores externos.

El bloque de Consenso Federal en diputados, que cuenta con tres integrantes, emitió un comunicado en el que se distancia de la medida y de la posible expropiación de la empresa: "Resulta alarmante exponer a las exhaustas arcas del estado a eventuales demandas judiciales, como vemos que ha sucedido en situaciones similares a las acciones ejecutadas", expresó la bancada.

Aunque igualmente los legisladores aclararon: "No advertimos que existan fundamentos para que las acciones realizadas por el gobierno nacional,  constituyan una razón de gobierno que 'procure el bien común'". "Esto de ninguna manera implica o significa avalar lo actuado por el grupo empresario que esta siendo investigado por la justicia, ademas de tener su empresa en Concurso Preventivo", agregaron.

El diputado Alejandro Rodríguez, de Consenso Federal, consideró que "hay que tener cuidado con la litigiosidad que puede traer al Estado, dado que Glesentin es socio de algunos campeones globales de litigiosidad" y recordó que "ya hubo una experiencia similar con la estatización de YPF y no debería repetirse".

La postura de este bloque y del Interbloque Federal que integra, presidido por Eduardo "Bali" Bucca, puede ser clave para que el oficialismo cuente con una posición mayoritaria y logre aprobar la ley de expropiación en la Cámara Baja.

El PRO, contra la expropiación

En cambio, la presidenta del PRO y ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, señaló que "ahora la deuda de Vicentin es de todos los argentinos" y sostuvo que la medida implica un "verdadero abuso de poder" debido a que la constitución dice que "lo privado es privado".

A las críticas de la oposición se sumó el ex ministro del Interior Rogelio Frigerio, quien dijo que "hay que salvar a las pymes y no socializar un problema de una empresa: si sobra un peso, hay que usarlo para las pymes".

"Una vieja receta kirchnerista" 

El jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, criticó el decreto presidencial al afirmar que "no hay base legal para intervenir porque el Estado quiere una empresa". "El Estado tiene muchas formas para ayudar, como cambiar las mayorías del paquete accionario", consideró el cordobés.

"La medida sobre Vicentin es ilegal e inconstitucional. La expropiación que se propone es una vieja receta kirchnerista de intervención estatal que nunca funcionó y nos costó demasiado caro. Ya aprendimos del robo y corrupción escandalosa con YPF y Ciccone", consideró el presidente de la Coalición Cívica y diputado nacional, Maximiliano Ferraro.

Voces oficiales a favor de la expropiación

"Repara una situación heredada del gobierno anterior, de los ricos para los ricos, en la que el principal aportante de la campaña que llevó a Mauricio Macri a la presidencia se benefició con créditos otorgados por el gobierno anterior, utilizados en maniobras especulativas y para eludir impuestos", apuntó el diputado del bloque oficialista Hugo Yasky.

"Es una medida importante para Santa Fe", consideró el diputado nacional de esa provincia por el Frente de Todos Marcos Cleri, al afirmar que la medida otorga "previsibilidad a los proveedores y productores", además de "garantizar las fuentes laborales".

Además, su colega de bancada Juan Carlos Alderete opinó que la determinación oficial "es un triunfo del pueblo y una medida histórica por la magnitud y la importancia de la empresa".

Por su parte, el secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando "Chino" Navarro, opinó que "no está mal oponerse pero hay que hacerlo desde la racionalidad y no hablando de chavismo o comunismo".

"El Estado puede ganar una posición estratégica en el comercio exterior de granos y en los puertos, algo que no ocurría desde 1973", resaltó el director nacional de Políticas Integradoras del Ministerio de Desarrollo Social, Rafael Klejzer.

El subsecretario de Promoción de la Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social, Daniel Menéndez, destacó que la determinación "será fundamental para poder cuidar los precios de los alimentos" y afirmó que "sin dudas es una excelente noticia".

Gremios y movimientos sociales, a favor de la expropiación

El secretario general de la CGT Héctor Daer festejó la medica al afirmar que "es una decisión histórica la del Presidente Alberto Fernández de intervenir la empresa agropecuaria Vicentín, para darle continuidad y preservar más de 7000 puestos de trabajo. Estas políticas en favor de la industria nacional son centrales para construir una Argentina soberana".

Por otra parte, el titular de Uatre, Ramón Ayala, dijo que "es correcta" la decisión del Gobierno dada la situación financiera de la cerealera y el riesgo que corren "más de 4.000 trabajadores".

También se manifestó a favor el secretario de Derechos Humanos de la UTEP, Angel Borello, al mencionar que Vicentin será "de carácter estratégico hacia el desarrollo económico y ejercicio de la soberanía".

"La medida es histórica y enorme y reafirma la decisión del Estado de construir soberanía alimentaria e involucrarse en el principal negocio del país, el complejo agroexportador", destacó el titular de la Corriente Nacional Martín Fierro, Nahuel Beibe.

Por último, el titular del partido Miles, Luis D'Elía, destacó que la iniciativa "es la mejor medida que se haya tomado para el sector agropecuario en los últimos 50 años".

La advertencia de Duhalde

El ex presidente Eduardo Duhalde consideró "loable el propósito del Gobierno", pero advirtió que "la forma abrupta en que se hizo genera un conflicto innecesario con el campo" en un contexto en el que "ya hay demasiados problemas como para generar nuevos".