El Astillero Río Santiago, de la ciudad de Ensenada, entregará a la Armada Argentina el buque patrullero ARA King, al cual se le hicieron reparaciones de media vida en ese predio naval.

La entrega se realizará el próximo viernes como corolario de un año complicado, en el que los trabajadores denunciaron el vaciamiento del astillero, tomaron el Ministerio de trabajo de la provincia de Buenos Aires y llegaron a marchar al obelisco, en el centro porteño.

El ARA King, un buque patrullero de 77 metros de eslora, fue construido íntegramente en el Astillero, botado allí en 1943, y desde 2014 le estaban realizando la reparación de media vida, que incluyó trabajos en el casco y la modernización de su habitabilidad.

El buque patrullero, con capacidad para una tripulación de 130 hombres, tiene 3 cañones de 105 mm y 4 cañones Bofors de 40 mm; una propulsión con 2 motores diesel Werkspoor y 2 hélices; una velocidad de 18 nudos y una autonomía de 9.000 millas a 12 nudos.

El jefe de buques militares de Astillero Río Santiago, Agustín Bicerne, explicó a Télam que "la timonera se hizo nueva, también el mástil de señales, las cubiertas de todos los camarotes; se rehabilitó la cocina, el comedor de cadetes, todo el mobiliario se hizo en Tandanor", también en crisis durante el año.

"También se hizo nueva la proa y el camarote del comandante; la frigorífica; la tubería de ductos de ventilación, todo reacondicionado a nuevo; los tableros eléctricos también, se recableó todo el buque, no quedó ni un cable viejo y se hizo el trabajo de calderería y timón a nuevo", detalló.

El buque será entregado a la Armada el próximo viernes a las 10, en el Astillero Río Santiago, en la ciudad de Ensenada.

El secretario de ATE Ensenada, Francisco "Pancho" Banegas, destacó a Télam que "es un hecho importante la entrega de un buque, un buque completamente terminado, y esto fue posible gracias a la lucha de los trabajadores y la negociación que se hizo dentro del ámbito del gobierno bonaerense con la participación de la Pastoral Social".

Banegas celebró también que en la ley de presupuesto 2019 "está garantizada la estabilidad laboral de los 3.105 trabajadores del Astillero, y prevé 100 millones de pesos para la reactivación de la producción del lugar donde se construyen y reparan buques".

El dato resulta importante si se tiene en cuenta que la industria naval, tanto en el sector público como en el privado, atraviesa desde 2015 una crisis durante la que se perdieron 1.700 puestos de trabajo.