"Vi a Roberto Lavagna con mucha vocación de ser parte de un proyecto de unidad nacional" afirmó el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz al hacer un balance de cara a las elecciones de este año, en un encuentro que ambos mantuvieron en el balneario Cariló, en la costa bonaerense. 

Lifschitz se reunió ayer en Cariló con el ex ministro de Economía de Néstor Kirchner y de Eduardo Duhalde, con el que mantuvo una charla política que se extendió por más dos horas.

El gobernador santafesino consideró que generar un proyecto de unidad para las próximas elecciones "no parece fácil, con muy poco tiempo para la campaña nacional, y un con escenario de polarización tan fuerte entre el proyecto que encabeza el presidente (Mauricio) Macri y el del kirchnerismo, con Cristina (Fernández de Kirchner) como candidata".

Durante una entrevista radial, el gobernador enfatitazó: "Parece muy difícil romper con esa polarización". En ese sentido, admitió que "es indispensable que se pueda conformar una tercera propuesta que no sea un rejunte, no sólo para arrimar votos en una elección, sino que también tiene que ser un proyecto de gobierno para sacar al país de la crisis tan profunda en la que está sumergido".

"Roberto Lavagna es una figura prestigiosa, que demostró su capacidad frente a las crisis, ya que nos sacó de unas de las peores que nos tocó vivir, como la del 2001", evaluó.

"Lo vi entusiasmado y con muchas respuestas para estos problemas, y vocación de ser parte de un proyecto de unidad nacional. Este es un buen comienzo, un buen camino que hay que seguir explorando", remarcó Lifschitz.

Al ser consultado sobre qué lugar ocupará en caso de participar en las elecciones próximas en ese espacio, ya sea en Santa Fe o a nivel nacional, Lifschitz manifestó: "No descarto nada para defender un proyecto o trabajar para el futuro. Pero tengo una primera responsabilidad a la que no le voy a sacar el cuerpo en absoluto durante todo este año, que es gobernar la provincia".