El titular de la Uocra, Gerardo Martinez, junto a Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Juan Grabois (CTEP), referentes gremiales y de organizaciones sociales, le presentaron al titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, el Plan de Desarrollo Humano Integral (PDHI). La iniciativa aspira a generar 4.000.000 de puestos de trabajo en 4 años, bajo un esquema de inversión pública y labor integrada por valor de $750.000  millones.

La crisis del Covid y las consecuencias que deja y dejará en la economia potencian la necesidad de activarlo con premura, sostuvieron en la presentación.

Fue el propio presidente Alberto Fernández quien encomendó la labor de desarrollar en el menor tiempo posible la iniciativa a esos dirigentes para concretar también su norma legislativa. Como anticipó BAE Negocios jornadas atrás, en ocasión del encuentro sindical y social que tuvo lugar en la Uocra donde se lanzó el PDHI, su financiación se prevé a partir de una reforma impositiva que grave tanto las grandes fortunas, los capitales especulativos y las actividades extractivas, como reseñó en el documento que suscribieron en esa ocasión.

Para llevar adelante el proyecto se destacan entre otros aspectos: la construcción e integración urbana a través de viviendas sociales; un plan de transporte multimodal y asentamientos productivos en diferentes regiones del país.

Los movimientos populares y sindicatos encabezados por UOCRA propusieron que la inversión pública en vivienda e integración urbana articule el trabajo privado (70%) y el sector de la economía popular (30%), en "un ejemplo de sinergia que mejorará los niveles de integración social de los trabajadores".

El PDHI reconoce la heterogeneidad productiva y laboral y elementos que pueden articular/unificar y direccionar las acciones desde la centralidad del trabajo, reseñaron desde el bloque sindical y de movimientos sociales, como principal ordenador de la vida de la población. Esto se expresa en dos cuestiones: a) eje en el trabajo mínimo garantizado más que en un ingreso universal, b) la distinción entre módulos centrados en lo laboral y productivo y los complementarios, orientado a un conjunto amplio de necesidades y vulnerabilidades sociales.

En la presentación realizada en el Congreso los dirigentes gremiales y sociales realzaron la decisión de planificar a 4 años demanda una conducción operativa centralizada y unificada.

Juan Grabois señaló la relevancia “de contar con un ámbito institucional donde expresar estas ideas. Es un momento para avanzar y reflexionar, porque la crisis económica, social, sanitaria y ambiental requiere de la mayor eficiencia para enfrentarla".

Dentro de otros perfiles se realzó el trabajo por áreas, desde prototipos modulares adaptables. Por último, en términos operativos se plantea que se deben unificar todos los programas sociales nacionales en un esquema de trabajo mínimo garantizado.

Gerardo Martínez remarcó que la construcción e integración urbana, puede ejemplificarse en la propuesta para vincular "las nuevas urbanizaciones, el transporte multimodal y los nuevos asentamientos productivos". "Es fundamental al respecto el rol del Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular (Renatep) y del salario social complementario, que deben ser vinculados a la experiencia de la credencial 'Soy Constructor' de la Uocra", apuntó el referente de la Uocra.

También participaron de este encuentro desarrollado en el Salón Delia Parodi: Laura Ávalos (Smata), Julián Domínguez (ex presidente de la Cámara baja y asesor del secretario General de Smata), Luis Córdoba ( Camioneros), Gildo Onorato (UTEP) y Eugenio Begue (interventor SUPA San Martín). Dina Sánchez (Frente Popular Darío Santillán), Luciano Álvarez (Movimiento Los Pibes), Felipe Llorente, Agustín Dattelis, Jaquie Flores (MTE), entre otros.